Olimpia le gana de “mentiritas” al Vancouver Whitecaps

0 74

Tegucigalpa, Honduras.

Por:Melvin Javier Soto

En un encuentro mediocre, digno de ser enmarcado en un cuadro, con las palabras “para el olvido”, el actual campeón de Honduras, Olimpia le gano al Vancouver Whitecaps de la MLS por la Liga de Campeones de la CONCACAF.

Para los aficionados, que acompañaron al equipo blanco, el estratega Héctor Vargas defraudo al colocar una alineación totalmente desconocida, con jóvenes sin experiencia, entre ellos el tercer portero Edrick Menjivar.

En la primera parte, los dos equipos eliminados del torneo, dieron a conocer que el partido tenía que ser de “guante blanco”, hasta el punto que se realizaron solamente cuatro tiros de esquina, que increíblemente fueron de la visita y Olimpia sin ningún tiro directo a marco.

Lo relevante, fue una jugada de Darren Mattocks, quien en un contra golpe se quito las marcas de Israel Fonseca y Johnny Palacios, pero en el momento en que iba a fusilar al meta “albo”, se resbalo, de milagro se salvaban los locales.

La polémica, llego en el minuto 45, cuando Marco Bustos fue derribado en el área chica por Fonseca, un claro tiro desde los doce pasos, que el árbitro Trevor Anderson, no se atrevió a pitar, ante el asombro de los que asistieron al estadio Nacional.

En la segunda parte, ingresaron los delanteros Javier Escupiñan y Albert Ellis para darle más profundidad al cuadro “merengue”, pero se tropezó con defensa solida, encabezada por el hondureño, Deiby Flores que aspira tener un llamado del colombiano, Jorge Luis Pinto.

La “tortura” continuo en todo el segundo tiempo, Méndez mando un centro medido a Ellis que al ganar la espalda de los zagueros, no pudo controlar bien y su disparo salió desviado.

El fútbol es bondadoso, la recompensa a la afición llego en el minuto 68, Néstor Martínez cobro un excepcional tiro libre y metió la pelota en el ángulo superior izquierdo del meta, Paolo Tornaghi.

Olimpia sufre un nuevo fracaso en sus aspiraciones de la Liga de Campeones de la CONCACAF, viviendo momentos del pasado año 1987, que no volverán.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.