Sociedad Civil «Un pacto social, economico y político debió ser prioridad en lugar del nuevo ajuste fiscal

0 76

Tegucigalpa, Honduras

La concertación de un pacto social, económico y político debió ser privilegiado en lugar de la aprobación de un nuevo paquete de ajuste fiscal.

A esta conclusión arriban sectores vinculados con la sociedad civil y con el análisis del comportamiento económico del país, a propósito de los alcances de la “Ley de Reordenamiento Fiscal, Control de las Exoneraciones y Medidas Anti-evasión”.

Productores, importadores y consumidores organizados coinciden en que el nuevo texto aprobado la semana anterior tendrá repercusiones fuertes, porque agudizará la inflación y contribuirá a deteriorar las condiciones de vida de amplios grupos populares que No tienen capacidad para financiar su sustento.

Las disposiciones fiscales implican más golpes, en la medida en que se refiere a la aplicación de más impuestos para la población, han expuestos expertos en economía.

El mismo concepto de fondo comparten ex funcionarios y algunos asesores del Gobierno, quienes piensan que el paquete de ajuste fue elaborado ligeramente, sin medir sus repercusiones ni establecer el sacrificio del pueblo.

A juicio de los estudiosos del tema, la Ley de Reordenamiento de las Finanzas, Control de Exoneraciones y Medidas Anti-evasión, No será suficiente para cubrir el desbalance presupuestario o enderezar el comportamiento errático del fisco hondureño.

La propuesta de la sociedad civil es la firma de un pacto social, económico y político con la participación de las distintas fuerzas comprometidas con la gobernabilidad democrática del país.

A juicio de los organismos de la sociedad civil organizada, la agenda mínima de un gran pacto social, económico y político debería contener entre sus puntos esenciales los planteamientos de todos los sectores sin exclusión alguna.

Asimismo, tendrían que ser evaluados la capacidad de resolución de problemas por parte de los partidos políticos y los mecanismos para medir el grado de descontento de los hondureños con la democracia representativa.

Se propone en seguida la renovación de los liderazgos políticos y sociales, la reforma del sistema político-electoral, la descentralización política en un país con profundos y dramáticos desequilibrios regionales y territoriales.

También es definida como una urgencia la definición de una reforma del Estado que parta de lo social, pero que tome en cuenta el mercado, los actores políticos y la globalización con una perspectiva de integración.

El FOSDEH plantea, en este tema, la identificación de las prioridades de la agenda, evitar su dispersión y promover desde la ciudadanía un cambio de cultura y de prácticas en todos los actores políticos.

La negociación de un pacto social, económico y político implica, en esencia, ligar el desarrollo con la gestión pública, y el progreso regional respecto a una nueva cultura política y administrativa.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.