Ombudsman piden a gobiernos controlar narcotráfico en el Golfo de Fonseca

0 112

Tegucigalpa, Honduras.

Prevenir y controlar el narcotráfico en las aguas del Golfo de Fonseca, recomendaron los defensores de los derechos humanos de Nicaragua, Guatemala, El Salvador y Honduras a los gobierno de los países que comparten aguas territoriales en esa zona.

A través de una declaratoria firmada en Tegucigalpa, los ombudsman piden seguridad para los pescadores del Golfo de Fonseca

Además, recomiendan que haya coordinación entre las fuerzas navales de Nicaragua, Honduras y El Salvador, para orientar y respetar las actividades de los pescadores artesanales.

Consideran que las actividades que se realicen en la zona sean para beneficiar el desarrollo humano sostenible de los pueblos que forman parte de los tres países.

El Golfo de Fonseca, región que comparten Honduras, Nicaragua y El Salvador, durante muchos años ha sido motivo de conflictos por denuncias de pescadores de un país faenando en aguas de otro, que en muchos casos terminan con la captura de personas, el decomiso de embarcaciones e incluso la muerte de pescadores

Los defensores del pueblo son del criterio que se deben tomar en cuenta los esfuerzos hechos, hasta ahora, por las organizaciones locales como la Mancomunidad Trinacional del Golfo de Fonseca (MUGOLFO) y otras que surjan en las comunidades ribereñas.

MUGOLFO fue creada el 26 de julio de 2011, por los alcaldes de los municipios costeros y de la zona de influencia del Golfo de Fonseca de las Repúblicas de Nicaragua, Honduras y El Salvador, con la finalidad de servir de plataforma para la construcción de propuestas estratégicas de desarrollo para las municipalidades de esa zona.

Entre los municipios que integran MUGOLFO están Conchagua, pasaquina, Intipucá, Santa Rosa de Lima, Meanguera del Golfo, por El Salvador; por Nicaragua figuran Somotillo, Puerto Morazán, El Viejo, León, Villanueva, Corinto, Chinandega y, por Honduras, Marcovia, Nacaome, Goascorán, Alianza, San Lorenzo, El Triunfo, Namasigue y Amapala.

En el documento, los defensores del pueblo valoran positivamente la voluntad política de los Gobiernos de El Salvador, Honduras y Nicaragua en cuanto a convertir el Golfo de Fonseca en zona de paz, desarrollo sostenible y seguridad.

Así como promover el bienestar y mejoramiento de las condiciones de vida de los habitantes, fomentando el desarrollo humano local de los pobladores ribereños de los tres países.

Reconocemos la trascendencia de la reciente reunión de los presidentes de El Salvador, Honduras y Nicaragua y del Plan de Acción “Alianza para la Prosperidad” que preparan para presentar a la comunidad internacional de cooperantes, establecen en el documento.

Añaden que es apremiante, en el corto plazo, adoptar medidas que favorezcan condiciones básicas de vida digna y trabajo para las comunidades ribereñas de los tres países.

Los ombudsman exhortan a los gobiernos a implementar la aplicación de vedas que garanticen la disponibilidad y aprovechamiento sostenible de los recursos marinos por parte de las tres comunidades ribereñas.

Además, que fomenten empleos alternativos reales y productivos para los pescadores y sus familias, así como el mejoramiento de las condiciones de acceso a servicios de salud y educación.

En el documento claman por la aplicación de garantías de seguridad para proteger la vida y bienes de los pescadores y de los pobladores.

También recomiendan fortalecer los gobiernos municipales para la promoción y ejecución de proyectos de reforestación y tratamiento de desechos sólidos.

Consideran que es de vital importancia prevenir y controlar la delincuencia en las comunidades ribereñas, especialmente el narcotráfico, en las aguas del Golfo.

En el documento, los defensores de los derechos humanos concluyen que supervisaran, mediante acciones coordinadas, la efectividad de los derechos humanos de los habitantes ribereños, promoviendo una cultura democrática con la participación de las comunidades locales.

La declaración de Tegucigalpa, fue firmada por los procuradores de derechos humanos David Ernesto Morales de El Salvador, Omar Cabezas de Nicaragua, Claudia López David de Guatemala y el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos de Honduras, Roberto Herrera Cáceres;

En la reunión sostenida por los ombudsman de la región, en Tegucigalpa, participaron también los alcaldes de los municipios de Honduras aledaños al Golfo de Fonseca, así como funcionarios de agencias de las Naciones Unidas en Honduras.

Además de los problemas que se viven en Golfo de Fonseca, los defensores de los derechos humanos abordaron temas como la niñez migrante, la seguridad alimentaria y el fortalecimiento del Consejo Centroamericano de Procuradores de Derechos Humanos (CCPDH).

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.