Honduras espera meses más lluviosos del año

0 85

Tegucigalpa, Honduras

El Centro de Estudios Atmosféricos, Oceanográficos y Sísmicos (Cenaos) de la Comisión Permanente de Contingencias, Copeco, presentó la perspectiva climática del año 2016, que revela que los meses más lluviosos serán agosto, septiembre y octubre, cuando se presentarían hasta tres veces más lluvias de lo habitual; a la presentación asistieron la subcomisionada en Prevención de Copeco, Nelly Jerez y el secretario de Agricultura y Ganadería (SAG), Jacobo Paz.

Según los expertos de Cenaos durante estos tres meses las lluvias podrían dejar un acumulado de 300 a 350 milímetros de agua, que podrían ser el detonante para que se puedan presentar escenarios de saturación de suelos, desbordamientos de ríos y quebradas, deslizamientos de tierra y otros eventos; debido a que muchas áreas de Honduras se encuentran vulnerables.

La subcomisionada en Prevención manifestó que Copeco trabaja en el diseño de planes de acción que se implementarán a nivel nacional, para hacerle frente a esta situación; de igual manera dijo, que sostienen reuniones constantes con las autoridades de las instituciones que conforman el Sistema Nacional de Gestión de Riesgos, Sinager, para trabajar de la mejor manera.

“Las instrucciones del presidente Juan Orlando Hernández es que estemos apresto, Copeco colabora con las demás instituciones y estamos trabajando en conjunto con las escuelas públicas del país, así como intensificar los operativos de limpieza de riveras de ríos y quebradas, de cunetas y tragantes, en diversos barrios y colonias a nivel nacional” expresó Jerez.

Más recurso humano

Por su parte, el subcomisionado de Copeco en el Distrito Central, Julio Quiñónez, confió que la institución está capacitando en Evaluaciones de Análisis de Necesidades (EDAN), a un grupo de 20 profesionales; esto con la intención de fortalecer el Comité de Emergencia Municipal (Codem), y tener mayor recurso humano para cuando se presenten las emergencias.

Quiñonez también argumentó que realizan el monitoreo constante de los umbrales de alerta “Trabajamos en la certificación de los 166 Comités de Emergencias Locales (Codel), en el entrenamiento de mayor número de personal, porque en el país hay muchas zonas que son muy frágiles. Copeco tiene personal altamente calificado y excelente maquinaría liviana y pesada para dar una buena respuesta cuando se presenten los eventos. Realizamos acciones conjuntas con otras instituciones para hacer un excelente trabajo” dijo el subcomisionado.

Mayor producción

Jacobo Paz, titular de la Secretaría de la SAG, no ocultó su felicidad y dijo que hay esperanzas que 2016 sea un año agrícola favorable; esto debido a que las precipitaciones llevarán un volumen adecuado de agua a los valles más productivos del país, situación por la cual no habrá déficit ni escases de granos básicos en el territorio nacional, porque los cultivos no se echarán a perder.

“Si llueve tal y como sale reflejado en la perspectiva climática, tendremos muy buenas cosechas de arroz, frijoles y maíz, y así evitaremos lo que sucedió en 2013 y 2014, cuando hubo escasez de frijoles, porque los agricultores sembraron y hubo sequía. Tenemos varios proyectos grandes en los valles de Jamastrán, Sulaco, Olomán, que son zonas con un alto nivel de fertilidad”, agregó Paz.

Cosechas de agua

Otro factor que tiene satisfecho al secretario de la SAG, es que con las lluvias que caerán sobre el país en los próximos tres meses, se harán excelentes cosechas de agua, que servirán para irrigar los cultivos de distintas zonas de Honduras.

Paz enfatizó que actualmente hay 140 cosechas de agua construidas a nivel nacional, la mayoría en el Corredor Seco, “con estas cosechas de agua hemos logrado excelentes resultados, para darles un ejemplo, las 38 que se construyeron en la montaña de Azacualpa, que es una de las zonas más productivas de Francisco Morazán” dijo.

También se informó que el país cuenta con el apoyo del gobierno de los Estados Unidos, que facilitó a un grupo de ingenieros, quienes socializan medidas para evitar que las cosechas de agua se conviertan en un peligro para los pobladores de las zonas productivas.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.