El pueblo hondureño más humilde será el principal favorecido con nueva Ley de Transporte

0 73

Tegucigalpa, Honduras.

El presidente Juan Orlando Hernández agradeció hoy al Congreso Nacional por haber aprobado la nueva Ley de Transporte, propuesta por el Ejecutivo, que tiene como objetivo que el pueblo hondureño más humilde y luchador sea el verdadero beneficiario.

La nueva normativa consta de 107 artículos y viene a sustituir a la Ley del Transporte Público Terrestre, creada hace 39 años, el 17 de febrero de 1976.

“Agradezco al Congreso por este instrumento y también debo decirles que esto va a traer un ganar-ganar para todos”, dijo el mandatario en una comparecencia en el Legislativo junto al titular de este órgano, Mauricio Oliva.

Hernández, quien llegó al Congreso para agradecer a los diputados por la aprobación de la ley, apuntó que “estoy seguro que muchos de los transportistas de hoy, me refiero a los empresarios, han sido muy golpeados por tener el dinero en sus manos”.

El gobernante aseguró que “esto va a ser tan transparente que la Dirección Ejecutiva de Ingresos (DEI) y las alcaldías tendrán en línea la información”.

El presidente Hernández indicó que de esta forma se está protegiendo la vida de una gran cantidad de personas, no solamente del usuario, sino que del mismo transportista, del empleado, y también se va a eliminar en buena medida el riesgo que genera la discreción del funcionario servidor público en la Dirección de Transporte.

Consideró que lo que hoy se aprobó en el poder Legislativo “es como el momento de siembra; hoy con el apoyo del Congreso y del Ejecutivo, los hondureños estamos sembrando y vendrá un momento de cosecha”.

Aceptó que “ese momento de cosecha lleva su tiempo, vamos a necesitar recursos, pero el instrumento más importante hoy ustedes (los diputados del Congreso Nacional) lo han aprobado”.

“Quiero decirle al sector empresarial del transporte que esto es un ganar-ganar, que nadie se sienta aquí derrotado, sino que construyamos un verdadero sistema de transporte público que el pueblo hondureño más humilde es el que más ha sufrido”, acotó.

Hernández reconoció que afianzar la hoja de ruta de la nueva Ley de Transporte tomará su tiempo; sin embargo, consideró que el primer paso ya se dio, que era lo más importante, “y que se dio en un ambiente, diría yo, a pesar de las diferencias de opiniones, relativamente calmo”.

Un sistema público

El presidente Hernández expresó que “quiero asegurarles a los empresarios del transporte, quienes el día de mañana puedan ser parte de esto, primero que está clara la instrucción del Congreso, que es un sistema público y que eventualmente el Estado lo que hará es entregar licencias, concesiones, podrá también ser parte de un sistema que permita darle al ciudadano el subsidio directamente a su tarjeta”.

Anunció que “en el caso de las ciudades donde ha habido subsidio de igual manera el beneficio va directamente a la tarjeta, pero va a manos de la persona, del pueblo usuario, no del transportista”.

Consideró que “modernizar el transporte es fundamental” y que se necesita que el bus y el taxi sean considerados un espacio público en el que no decide el propietario del vehículo, sino que se regula a través de las disposiciones que hoy el Congreso Nacional está dando con la nueva ley.

“El otro beneficio importante y fundamental es retirar de las manos del pasajero, del empleado o del dueño del bus o taxi, el dinero en efectivo”, aseguró.

Agregó que “usar los mecanismos ya disponibles, que los ciudadanos los utilizan para manejar sus teléfonos celular o las famosas tarjetas de débito, al hacer eso, vamos a disminuir de manera importante una gran cantidad de delitos y no sólo la extorsión, el asalto y el secuestro” en el transporte.

La nueva Ley del Transporte tiene como objetivo, además de modernizar el servicio, favorecer a las personas de la tercera edad, a los estudiantes, a los discapacitados, a las madres solteras y en general al pueblo más humilde y luchador.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.