Cardenal condena conflicto entre EEUU e Irán

0 540

El cardenal hondureño Óscar Andrés Rodríguez, durante su mensaje la homilía de este pasado domingo 12 de enero, condenó el conflicto armado desarrollado entre Estados Unidos e Irán.

Asimismo, el religioso mencionó el caso del joven Wilson Berríos, quien quedó con su rostro desfigurado luego que desconocidos le lanzaran un explosivo durante un evento navideño en Choluteca.

En ese sentido, señaló que “Necesitamos aprender el estilo de vida de Jesús, aprender la mansedumbre, la paz que trae el Señor. Empezamos un año con misiles, con bombas, muertes y un avión derribado por error, dicen, ¡que contraste con un Dios que viene a traernos la paz”.

El líder religioso cuestionó si “¿Honduras está cerca de Dios o quiere seguir en lo mismo, matándonos unos a otros?. Esos jóvenes, esos adultos, esos sicarios, tienen que encontrarse con la palabra de Dios, de lo contrario van hacia el camino de la perdición y llevan a la perdición a otras personas”.

El purpurado recordó a los feligreses que ‘su compromiso es anunciar el Evangelio a toda aquella persona que está alejada de Dios, para que conviertan y puedan cambiar su corazón de piedra a uno de carne y que reconozcan la dignidad de toda persona humana, aún el del más pobre y humilde’.

“No puede ser que haya algunos que quieran quitarle la vida a personas que son amadas de Dios. Este joven Wilson (Berríos), que sufrió esa bomba que le estalló en su cara ha recibido gracias a Dios tanto amor de nuestro pueblo y lo sigue recibiendo y debemos seguir orando por él que está en esa situación de buscar recobrar su vida y su dignidad a través de su rostro”, añadió Rodríguez.

‘¿Por qué las personas se llenan de maldad, cuando están lejos de Dios y hacen cosas tan horribles?. Cada uno de nosotros es un hijo amado de Dios y el que atenta contra la vida de otro, atenta contra el amor de Dios y tiene que convertirse, tiene que cambiar, y tenemos que llevar ese mensaje, yo trato de hacerlo desde aquí del pulpito, pero ustedes tienen que hacerlo directamente, personalmente, cuando conocen a alguien que es violento, que está lejos de Dios, para que se acerque, para que cambie, para que su corazón de piedra se convierta en corazón de carne y podamos respetarnos y amarnos los unos a otros’, replicó.

El máximo representante de la Iglesia Católica de Honduras puntualizó que debe existir el respeto entre cada persona, escuchar la voz de Dios y crear una cultura de la solidaridad en una sociedad hondureña insolidaria.

‘Este año 2020 no puede transcurrir simplemente como un año más rutinario, un año de más de lo mismo, tiene que ser un año lleno de bien’, finalizó.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.