“¡Algo ha caído y está en llamas!”: los llamados al 911 tras accidente en que murió Kobe Bryant

0 230

A 10 días del accidente de helicóptero en el que murieron Kobe Bryant, su hija Gianna María y otros siete ocupantes de la aeronave, salieron la luz los llamados al 911 de los ciudadanos que reportaron lo sucedido en la ciudad de Calabasas, en el Sur de California, el pasado domingo 26 de enero.

El ex escolta de los Ángeles Lakers, cinco veces ganador del anillo de la NBA, se trasladaba hacia la Mamba Academy para presenciar un partido de baloncesto de su pequeña hija de 13 años.

Durante cinco días, las autoridades Junta Nacional de Seguridad en el Transporte (NTBS) y los investigadores reunieron evidencia en la zona del impacto para determinar qué fue lo que provocó el trágico accidente con el Sikorsky S-76.

En los llamados, los testigos del hecho confirman la caída del helicóptero, aunque muchos lo confundieron en primera instancia con un “avión pequeño”. La angustia de algunos de los informantes resulta estremecedora. “Algo ha caído y está en llamas”, alerta uno de los cinco llamados que se hicieron públicos.

“Escuché un pom y se paró inmediatamente”, señala otro, en coincidencia con los primeros testimonios que recolectó Los Ángeles Times. “Estaba sentado en la mesa de mi comedor el domingo por la mañana cuando escuché el zumbido de las palas del helicóptero. Era una mañana nublada, con visibilidad a menos de 20 metros.

Miré hacia una ventana cercana en mi casa de Calabasas y escuché un estallido masivo, seguido de unos segundos de silencio. Luego, una bola de fuego estalló en una ladera de Las Virgenes Road”, explicó Richard Winton, periodista del sitio de noticias estadounidense, quien inmediatamente tomó unos binoculares para observar mejor la situación.

“Pude ver que el avión había sido destrozado y estaba en llamas. Resultó que el avión era un helicóptero, y estaba disperso en muchos pedazos en la ladera. En los minutos siguientes, llegó una corriente de bomberos para combatir el incendio”, escribió.

Otro de los testigos es Jerry Kocharian, de 62 años, quien habló con Global News y dijo que mientras tomaba un café escuchó el paso del helicóptero pero le llamó la atención algo en particular: “No sonaba bien y volaba muy bajo. Lo vi caer”.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.