Islas del Cisne donde el mar y la vegetación te sorprenderán

Honduras

0 203

La posesión insular hondureña más alejada del territorio continental es el archipiélago de Islas del Cisne, localizado a 250 kilómetros desde nuestras costas o a un promedio de 26 horas navegando desde Puerto Castilla, esta posesión nacional la forman tres islas: Cisne Grande, Cisne Pequeño y el Cayo Pájaro Bobo.

Estas islas son posesión oficial de Honduras desde 1972 cuando los Estados Unidos finalmente las entregaron después de un litigio internacional, islas que por siglos fueron guarida de piratas que aterrorizaron el Caribe.

Las islas cuyo nombre se debe a un pirata de apellido Swan, (Cisne), no tienen un historial de comunidades humanas permanentes, salvo los años que fue utilizada como centro de espionaje e investigación por parte de los Estados Unidos en la década de los 60, y posteriormente desde que Honduras ejerce su soberanía sobre las islas, tiempo desde el cual existe un pequeño destacamento naval que las protege.

Esta escasa presencia humana ha permitido que muchas especies animales y vegetales continúen en el archipiélago a diferencia de otras islas relativamente cercanas que han desplazado o eliminado la fauna nativa, evidencia de ello es que las especies de Islas del Cisne se comportan como si no existieran humanos cerca de ellas, un ejemplo son las Fragatas y los Pájaros Bobos de Patas Café, los que anidan y se reproducen sin preocupación alguna.

Pichón de Sula leucogaster, el pájaro bobo de patas caféUna ventaja adicional para la vida silvestre es que no existen depredadores mayores, y los animales que ha transportado el humano como son los perros y gatos no han logrado destruir las poblaciones.

Desde 1972 el acceso a las islas ha estado restringido al público en general y solamente se le otorga permiso a personas dedicadas a realizar estudios científicos o bien sirve de parada temporal para pequeños veleros de turistas que recorren el Caribe, esta decisión tiene consecuencias muy favorables para los ecosistemas terrestres y marinos, evidencia de ello es lo manifestado por la Doctora Sylvia Earle, oceanógrafa en jefe de National Geographic, quien elogió a Honduras por la condición de los arrecifes donde existen poblaciones saludables de depredadores como los tiburones lo que indica que encuentran alimento suficiente para permanecer en las aguas del archipiélago.

Por medio de análisis de biodiversidad de Islas del Cisne realizado en el 2007, se comprobó que las condiciones de las poblaciones animales se encuentran en buen estado y cada día mejoran.

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.