Toni Kroos protagoniza la fiesta de la decimoquinta en Cibeles

0 18

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

El alemán Toni Kroos se convirtió en el gran protagonista de la celebración de la decimoquinta Champions League del Real Madrid en la fuente de Cibeles, recibiendo toda la admiración de la afición que le pidió que no se marche, y siendo manteado por sus compañeros antes de que el capitán Nacho Fernández colocase la bufanda y la bandera del Real Madrid a la diosa por segunda vez.

La celebración de la decimoquinta Champions League será recordada como una de las más concurridas en Cibeles, con miles de aficionados llenando las calles que llevan a la emblemática fuente. Las camisetas blancas de los seguidores madridistas llegaban hasta la Puerta de Alcalá y subían por La Castellana para acompañar el autobús descapotado que llevaba a los campeones de Europa al Santiago Bernabéu.

El autobús, decorado con la leyenda «Champion5», transformando la «n» en un «1» para simbolizar la decimoquinta Copa de Europa, recorrió las calles céntricas de Madrid después de los actos institucionales en el Ayuntamiento. Los jugadores y el cuerpo técnico, encabezado por Carlo Ancelotti, se quitaron el traje y se pusieron camisetas del Real Madrid con el dorsal 15 y el nombre ‘Champions’.

La celebración estuvo llena de cánticos, bailes y bromas, con momentos icónicos como la foto de Ancelotti fumando un puro y bailando con sus jugadores. Al llegar a Cibeles, los jugadores subieron a la fuente con el capitán Nacho a la cabeza y la ‘orejona’ en sus manos. Cuando Kroos tomó el trofeo y lo dedicó a los aficionados, el cántico «Toni, quédate» resonó unánimemente.

Kroos, quien jugó su último partido con el Real Madrid, disfrutó de su despedida mientras los fans pedían que se quedara. Incluso se llevó la mano a la oreja para escuchar mejor la petición. «Muchas gracias por toda la ayuda y por todo el cariño. Estos diez años han sido inolvidables para mí. Por vosotros y por mi equipo, no son solo jugadores increíbles, son personas muy top. Tengo una casa y es aquí», expresó Kroos antes de ser manteado por sus compañeros.

El capitán Nacho también tuvo palabras para la afición, resaltando la temporada espectacular del equipo y su deseo de seguir ganando. Dani Carvajal, el mejor jugador de la final en Wembley, destacó el difícil camino hacia la decimoquinta y agradeció a los aficionados por su apoyo.

Entre los momentos más emotivos de la celebración, Kroos cedió su dorsal 8 a Fede Valverde, y Ancelotti presentó a Arda Güler, demostrando la integración y el espíritu de equipo que caracteriza al Real Madrid.

El momento culminante llegó cuando Nacho subió los quince escalones hasta la diosa Cibeles, colocándole la bandera y la bufanda del Real Madrid, y levantando el trofeo de campeón de la ‘Champions’ junto a Luka Modric. Los cuatro capitanes, Kroos, Carvajal, Nacho y Modric, se abrazaron emocionados en una foto que simboliza una temporada llena de éxitos para el club.

Con la promesa cumplida de traer la decimoquinta realizada en la fiesta por LaLiga, los jugadores se despidieron bailando al ritmo de Camavinga, con el orgullo de ser los «reyes de Europa» y el madridismo disfrutando cada momento en una noche inolvidable.

(Visited 19 times, 1 visits today)

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.