«No dejen que nadie les diga que este país no es grande» Michelle Obama en Convención Demócrata

0 56

Estados Unidos

Con la faraónica tarea de desviar la conversación hacia la campaña en pleno curso de la candidata elegida por el partido demócrata, tras la reciente filtración de miles de correos electrónicos que comprometen al poderosos partido de centro izquierda de los Estados Unidos, la primera dama de los Estados Unidos demostró una vez más sus dotes como oradora ante una multitud que la escuchó con atención durante todo su discurso durante la primera noche de la convención nacional demócrata.

Con un discurso en el que prevaleció un tono íntimo pero con el carácter fuerte que caracteriza a Michelle Obama, la mujer que acompaña al presidente de los Estados Unidos no dudó en hacer una mención sobre el discurso lleno de odio que inunda los medios de comunicación en la actualidad.

El mensaje fue un fuerte respaldo para la ex secretaria de Estado, rival de Donald Trump en las elecciones de noviembre. «Solo hay una persona calificada para convertirse en Presidente de los EEUU, y esa es nuestra amiga Hillary Clinton».

«No dejemos que nadie nos diga que este país no es grande… este es hoy el país más grandioso del mundo», exclamó Obama, haciendo referencia al eslogan de campaña del magnate republicano en el que llama a sus votantes a ayudarlo a hacer de los EEUU un país grande nuevamente, siendo el republicano uno de los más acérrimos detractores del presidente en lo que respecta a sus políticas económicas, de inmigración y exteriores.

«Quiero a alguien que conozca las problemáticas que enfrenta un presidente, y estas no pueden ser resumidas a 140 caracteres» fue otro de los golpes destinados al magnate de los bienes raíces haciendo referencia al uso y por momentos abuso que la personalidad de reality tv devenida en aspirante presidencial hace de las redes sociales, mediante las cuales se expresa ante millones de personas sin filtro alguno.

(Barack Obama: «Increíble discurso de una increíble mujer. No puedo estar más orgulloso y nuestro país ha sido bendecido por tenerla como primera dama. Te amo, Michelle.»)

La primera dama, ya entre lágrimas, exclamó sobre el final de su mensaje: «Gracias a Hillary Clinton, hoy nuestros hijos dan por sentado que una mujer pueda llegar a ser presidente de los Estados Unidos». Michelle Obama logró, aunque sea por una horas, cumplir con su cometido de poner el foco sobre la candidata y no sobre el creciente escándalo que involucra a su partido.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.