Más de 4,000 privados de libertad estudian su primaria y secundaria

Tegucigalpa, Honduras

0 403

Las autoridades del Instituto Nacional Penitenciario (INP), informaron que en el año lectivo 2018, se han matriculado 4,372 personas privadas de libertad de las cuales: 2,423 son de educación primaria; 1,536 de Ciclo Común y 413 de Bachillerato en sus diversas modalidades.

Para facilitar el proceso educativo, el INP se encarga de proveer todo el material didáctico, entre ellos: cuadernos, lápices, colores, libros de textos, de lectura, así como material para las manualidades en las asignaturas de artes plásticas y actividades prácticas.

El fortalecimiento de los programas educativos, es parte de la transformación del sistema penitenciario impulsada por el presidente Juan Orlando Hernández desde el 2014. El mandatario anunció que el 2018, es el año de la reeducación, rehabilitación y reinserción social de las personas privadas de libertad.

Se informó, que en el Centro Penitenciario “El Pozo I”, en Ilama, Santa Bárbara se concentra la mayor cantidad de personas matriculadas con 1,001; le sigue la Penitenciaria Nacional de Támara con 361 y la Penitenciaria Nacional Femenina de Adaptación Social (Pnfas) con 245, estudiantes.

Reapertura de Escuela y Colegio

En todos los establecimientos penitenciarios se han acondicionado espacios para que las personas privadas de libertad puedan recibir el pan del saber, en el caso de la Penitenciaria Nacional de Támara, las actuales autoridades del INP han reaperturado la Escuela Luis Andrés Zuniga y el Instituto Gubernamental Técnico Juan Ramón Molina.

Los encargados del departamento de Educación del INP informaron, que PNFAS también se cuenta con instalaciones donde funciona una escuela y el colegio. Para tener un mayor control de los estudiantes, las autoridades penitenciarias implementaran el uso de uniforme y se les extenderá un carné de identificación.

Otras oportunidades

Las personas privadas de libertad también tienen la oportunidad de aprender los 200 oficios que imparten los instructores del Instituto Nacional de Formación Profesional (Infop), entre ellos, inglés, computación, costura, zapatería, carpintería, liderazgo, superación personal, trabajo en equipo y emprendurismo.

Para garantizar el proceso de formación sin ningún contratiempo el Instituto Nacional Penitenciario (INP), les provee de materiales y de esta manera los aprendices pueden vender el producto elaborado por ellos y comprar la materia prima y seguir fabricando para generar ingresos para ellos y sus familias.

Proyectos Agrícolas

Junto a a las oportunidades de culminar su educación primaria y secundaria y aprender algún oficio, los internos también están recibiendo capacitación en el manejo

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.