“Han logrado garantizar un elemento que es muy importante para el desarrollo y esa es la seguridad»: Embajador de Colombia ante OEA

0 280

El Embajador de Colombia ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Alejandro Ordóñez, calificó hoy los avances de Honduras en seguridad, expuestos por  el presidente Juan Orlando Hernández ante el organismo de naciones de América, como un aspecto “tranquilizador que el resto de países debe imitar para afrontar el desafío del crimen”.

El diplomático colombiano refirió que “la intervención del presidente Hernández fue muy pedagógica, muy oportuna, y realista”, al tiempo que la calificó como un relato de los desafíos que tuvo Honduras y la institucionalidad, así como los riesgos que se corrieron.

Para el diplomático colombiano, incluso fue una forma de conocer “las delicadas decisiones que se tomaron en Honduras para afrontar a la delincuencia y a esa amenaza a la seguridad ciudadana”.

Para Ordóñez, los avances son muy importantes, no sólo porque se cumple con una labor juiciosa de política criminal, con un tema de seguridad ciudadana y de la Policía Nacional, sino más bien como una actividad articulada entre los diversos órganos de la institucionalidad.

“Han logrado garantizar un elemento que es muy importante para el desarrollo -añadió el diplomático- y esa es la seguridad, porque sin seguridad no puede haber inversión, sin inversión no hay empleo y sin empleo no hay divisas ni hay tranquilidad ciudadana”.

Esos puntos los calificó como un primer paso y eso, dijo, se evidencia en los diversos niveles del desarrollo, de las exportaciones, del empleo y del Producto Interno Bruto.

Empero, Ordóñez mencionó que el desafío que ha tenido Honduras es importante porque se le considera a este país como un punto vital en el narcotráfico que busca llegar a Estados Unidos y México.

Al considerarse a Honduras como un punto vital para el crimen, afirmó, es importante para el resto de naciones el fortalecimiento de la institucionalidad, pensando en los beneficios para los países del Norte, Centro y Sur América.

Discurso tranquilizador

Ordóñez afirmó que “escuchar al presidente de Honduras es tranquilizador, y es un ejemplo para buscar que todos los países de la región logren afrontar el desafío del crimen, de la delincuencia y de las empresas criminales que hacen esfuerzos por desplazar a la institucionalidad”.

De ese modo, refirió que al crimen le interesa cortar la institucionalidad, le interesa utilizar a la institucionalidad como un instrumento de sus actividades delictivas, y está muy interesado en que la institucionalidad se aleje de la empresa y estrategia criminal.

Debido a ese tipo de situaciones, refirió que el crimen ha logrado permear incluso las judicaturas y eso ha sucedido en muchos países, hasta el punto de penetrar en las autoridades administrativas y por eso le interesa incidir en los procesos electorales.

Asimismo, comentó que a esos grupos criminales les interesa que el dinero del narcotráfico termine interviniendo en el financiamiento de las campañas políticas “y es allí donde los desafíos son más intensos y por eso los esfuerzos son mayores”.

Ordóñez consideró que “en el fortalecimiento de la institucionalidad es probable que países como Honduras logren dar un paso en la ruta hacia el desarrollo”.

Asistencia regional

Por otra parte, el embajador expuso que la experiencia que han obtenido los colombianos en la lucha contra el crimen organizado es de hace varias décadas, y entre los temas se ha debido enfrentar los problemas de los carteles, de la minería ilegal, de las empresas criminales que buscaban permear la institucionalidad; esa experiencia ha servido y está al servicio de la institucionalidad regional.

Expuso que con ese tipo de experiencia se busca señalar rutas para afrontar los desafíos y para decirles a otros países que si se deciden a hacer frente a esos problemas hay futuro y a eso es a lo que aspiran las sociedades civilizadas, en busca del desarrollo, paz y tranquilidad.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.