Tegucigalpa y alrededores ofrecen diversidad de diversión

0 100

Tegucigalpa, Honduras.

El encanto de los pueblos coloniales mineros alrededor de Tegucigalpa tiene más de una veta en Santa Lucía: su historia, su arquitectura y arte religiosos y su forma atípica para un poblado español se suman a la naturaleza que ves desde cualquier punto, dentro de la zona de amortiguamiento del Parque Nacional La Tigra, a unos 1500 msnm.

De paso, impulsada por su principal fuente de ingresos: el turismo, artesanía, hostelería y restauración completan el perfil del pequeño “Surcagua” (Lugar de ranas) del siglo XVI, convertido en Santa Lucía por la riqueza de su primera mina; que hoy se despliega -a 13 km de Tegucigalpa- aferrado a las laderas de sus montañas en un atractivo laberinto de calles empedradas, que sigues a pie con clima fresco todo el año.

Aquí también encuentras al “Señor de las Mercedes”, un Cristo articulado del siglo XVI, premio de la Corona por su producción minera, cultivos de flores y hortalizas y una laguna natural con botes de remos.

El parque nacional La Tigra, es un bosque nublado que te ofrece varias formas de disfrutarlo si te interesa la naturaleza.

Ocho senderos, con diferentes grados de dificultad, recorren los 240 km2 siempre verdes y húmedos del parque, la principal fuente de agua de Tegucigalpa.

Aquí vive la joya alada del istmo, el quetzal, que puedes encontrarte, siempre entre la neblina, con la suficiente paciencia y fortuna.

También ves tucanes y gavilanes, felinos como tigrillos, pumas y yaguarondis y varias clases de anfibios y reptiles.

Las paredes y el techo de este refugio biodiverso los ponen los pinos, liquidámbares y otras especies de árboles, generalmente cubiertos de musgos. Y más, a ras del suelo, las plantas, entre ellas 6 clases de helechos en peligro de extinción.

La impresionante variedad de insectos, entre ellos muchos que no se han visto en la región, es otra riqueza que disfrutas en este parque, mientras buscas los colores del quetzal, la mariposa azul o los tigrillos y descubres la dimensión que toma aquí la palabra vida.

Pero si tus gustos son deleitar tu vista observando obras muy pintorescas pues tienes la opción de visitar la Galería Sixtina, la cual es atendida personalmente por el artista hondureño Julio Visquerra, la cual tiene un ambiente artístico único en Valle de Ángeles.

Está ubicada en la Calle Principal frente a la escuela, está abierta de viernes a domingo de 10am a 6pm y además sirve de escenario para exposiciones y conciertos de artistas reconocidos y de valores emergentes.

El Centro Interactivo de Enseñanza, bautizado con el nombre de “la rana”, una canción folclórica, es el primer centro de aprendizaje no tradicional de Honduras.

Sus juegos, exhibiciones e instalaciones interactivos buscan motivar la curiosidad de los niños y esperan 6 días a la semana para que recrees y re imagines una nueva experiencia con tus niños en él.

¿Te gustaría encontrar objetos valiosas que no creías que lo fueran, despertar recuerdos o conocer a través de ellos los usos y costumbres de los últimos dos siglos en Honduras? El Museo, además de galería de arte es una colección de objetos antiguos, como monogramas, llaveros, fotografías, antigüedades, billetes, vitrolas, radios, relojes, máquinas, armas y teléfonos, entre otros.

El museo y su Exposición de fotos de Honduras te esperan en Valle de Ángeles entre 8:00 am y 5:00 pm.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.