Rosendo Rosales: Un viaje desde los campos bananeros a ser el comunicador social de referencia en Roatán

0 91

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

En una entrevista exclusiva para Diario Roatán, Rosendo Rosales comparte su inspiradora trayectoria de vida, que comienza en el campo bananero de Lomitas, San Francisco, Atlántida, el 5 de noviembre de 1953. Hijo de un trabajador de los campos bananeros, Rosales experimentó los desafíos de la migración a temprana edad debido a la guerra de 1954, cuando su familia se trasladó a su ciudad natal, Olanchito, Yoro.

Desde niño, Rosales asumió responsabilidades laborales junto a su padre, cortando leña, sembrando frijoles y maíz, y vendiendo guineos para poder financiar su educación. La necesidad económica lo obligó a trabajar arduamente para poder comprar los cuadernos de la escuela. A los 10 años, aprendió a confeccionar pantalones en una sastrería, lo que le permitió continuar con sus estudios. Su dedicación y esfuerzo lo llevaron a completar su ciclo común en la secundaria y a estudiar comercio en el Instituto Francisco Mejía de Olanchito, Yoro, en 1984.

La búsqueda de oportunidades en Roatán

En 1987, Rosales decidió mudarse a Roatán en busca de mejores oportunidades laborales. Fue contratado por Julio Reyes para trabajar en una sastrería en la Loma de French Harbour. Su llegada coincidió con la campaña presidencial de Rafael Leonardo Callejas, quien ya conocía a Rosales y lo recomendó al Partido Nacional en Roatán. Esta conexión lo llevó a trabajar como contador en la municipalidad bajo la administración de Elsa Gómez Hernández.

Rosales incursionó en la política y asumió varios roles públicos a lo largo de los años. Trabajó junto a Alan Hyns en su campaña para la alcaldía, y tras su victoria, Rosales se convirtió en jurador vista de aduana. Posteriormente, regresó a la alcaldía como auditor municipal bajo la administración de Ricardo Merren y finalmente alcanzó el puesto de regidor de Roatán.

Rosendo Rosales: Más de 38 años de comunicación social

Rosendo Rosales es un comunicador social con más de 38 años de experiencia. Inició su carrera trabajando para HRN, Radio América, Canal 11, HCH, 45 TV de La Ceiba, Radio Bahía, Radio Ceiba, Radio Trujillo y Radio Caracol de Bogotá. Durante el huracán Mitch en 1998, fue corresponsal para CNN, brindando información crucial sobre la situación en Honduras.

En el año 2000, Rosales incursionó en la televisión con Canal 9, contribuyendo al noticiero «La Voz del Pueblo». En Roatán, ha trabajado en «Roatán y fue Insular» y actualmente en «Roatán Habla Claro». A pesar de ocupar otros cargos, como administrador del hospital de Roatán y regidor, siempre ha mantenido su espacio de noticias, demostrando que la comunicación es su verdadera pasión.

Rosales planea jubilarse pronto, pero seguirá comprometido con la información en «Roatán Habla Claro». Su dedicación y pasión por la comunicación han dejado un legado inspirador en el ámbito del periodismo.

Rosendo Rosales y Mirna Arnely Armijo: Una vida juntos en Roatán

Rosendo Rosales, destacado comunicador social, y Mirna Arnely Armijo han compartido una vida llena de amor y perseverancia en Roatán. Rosales, quien perdió a sus padres y creció en una familia numerosa, se reencontró con Mirna en 1988 cuando ella llegó a la isla para abrir un salón de belleza.

El reencuentro despertó recuerdos de su juventud en Sonaguera, Colón, donde eran vecinos y amigos de la familia. Mirna, madre de tres niños, se trasladó a Roatán y juntos formaron una nueva familia. Rosales asumió el rol de padre para los hijos de Mirna y tuvieron un hijo en común, ahora de 32 años.

Llevan 34 años juntos, de los cuales han estado casados formalmente durante ocho años. Su historia es un testimonio de amor y dedicación, demostrando cómo las conexiones del pasado pueden florecer en un vínculo duradero y sólido en Roatán.

Roatán: Un significado profundo para Rosendo Rosales

Para Rosendo Rosales, Roatán no es solo un lugar de residencia, sino una comunidad que ha moldeado su vida y carrera. «Amo a mi pueblo Olanchito, donde pasé mi niñez y juventud, pero Roatán ha sido fundamental para mi crecimiento profesional y personal», comparte Rosales.

En 1988, Rosales comenzó a dar clases en el Instituto Santo Guardiola, siendo el primer catedrático del área de contabilidad. Contribuyó a la reinauguración de la carrera comercial en 1989 y continuó enseñando matemáticas y contabilidad durante tres a cuatro años. Su dedicación a la educación ha dejado una marca indeleble en la comunidad de Roatán, demostrando su compromiso con el desarrollo y progreso de la isla.

El legado de Rosendo en la comunicación social

Para Rosendo Rosales, la comunicación social ha significado más que una profesión. Con más de 38 años de experiencia, ha construido numerosas amistades en Roatán, donde es conocido y querido por la comunidad.

Rosales ha organizado maratones para recaudar fondos para personas enfermas, colaborado con los juzgados para ayudar a otros a recuperar su libertad, y facilitado el traslado de pacientes a hospitales. Su compromiso con el bienestar de la comunidad ha sido constante.

La comunicación social ha permitido a Rosales servir y apoyar a su comunidad, dejando un legado de amistad y dedicación en Roatán.

Mensaje para las nuevas generaciones de comunicadores sociales

Rosendo Rosales, con más de 38 años de experiencia en la comunicación social, tiene un mensaje importante para las nuevas generaciones. «No se adelanten a las primicias solo por ser los primeros», advierte. «Es crucial verificar la información antes de publicarla, especialmente con la tecnología actual. Un error puede tener consecuencias judiciales.»

Rosales subraya la importancia de la objetividad. «La comunicación debe ser imparcial, sin importar tus inclinaciones políticas. Aunque tengas un partido favorito en tu corazón, como medio debes mantenerte objetivo.»

A los jóvenes, Rosales les aconseja enfocarse en sus estudios, leer y practicar deportes. «Esto los ayudará a mantenerse alejados de ambientes que puedan llevarlos a situaciones críticas en el futuro.»

Su deseo de ser recodado como un comunicador agrerrido

Rosales se describe como una persona temperamental, pero con un profundo deseo de ayudar a los demás. «Siempre trato de ayudar a las personas que lo necesitan, ya sea con apoyo económico, alimentos o medicamentos.»

Cuando piensa en cómo le gustaría ser recordado, Rosales es claro: «Quiero ser recordado como un comunicador aguerrido, siempre presente para informar a la población en los momentos cruciales.»

Rosendo Rosales deja un legado de dedicación, objetividad y servicio a la comunidad, ofreciendo valiosos consejos a quienes seguirán sus pasos en la comunicación social.

Otros datos de Rosales:

¿Qué hace en su tiempo libre?: Escuchar música del recuerdo
¿Qué persona admira?: Las personas a quien admira es a Ricardo maduro, a Ricardo Maduro, Carlos Roberto Flores, en el ámbito político. En cuanto al periodismo dice admirar mucho a Renato Álvarez y Rosendo García.

En la isla de Roatán admira mucho al empresario Jerry Hynds, Ron Mcnab, Rita Silvestry y y a los colaboradores de la fundación Pequeños Amigos por el árbol que han estado haciendo apoyando a la salud de Roatán. A nivel internacional a Barack Obama y Vladimir Putin.

¿Cuál es su artista favorito?: Los Bukis
¿comida favorita?: Carme molida con papas y plátano verde.

Le recomendamos: Andrea Mejía: Transformando hogares y capturando la esencia de Roatán con su arte

(Visited 89 times, 2 visits today)

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.