Reserva Biológica Güisayote: Hermosos bosques nublados, laguna única y rica biodiversidad

Ocotepeque, Honduras

0 59

Get real time updates directly on you device, subscribe now.

 

Muchos que hemos vivido o nacieron en el occidente de Honduras, especialmente en Ocotepeque, Lempira y Copán, sabemos que el güisayote es una variedad específica del ayote, hortaliza comestible muy sabrosa y nutritiva.

Por eso, El Güisayote es un nombre indígena que se refiere a la abundancia de este alimento, que por años sus pobladores han producido en el lugar. Ubicada en el departamento de Ocotepeque, a 10 kms de la ciudad Nueva Ocotepeque, es parte de la cordillera del Merendón, con una altura máxima de 2,310 mts, y con 18 kms² de área intocable sobre los 2,100 mts. A esta reserva biológica, la cruza la carretera pavimentada más alta de Honduras (2,025 msnm) que comunica Nueva Ocotepeque con Santa Rosa de Copán.

Tiene una extensión de 140,88.33 hectáreas. Fue creada como área legalmente protegida por el Estado de Honduras, el 5 de agosto de 1987 con categoría de Reserva Biológica El Güisayote, mediante el decreto 87-87 emitido por el Congreso Nacional de la República. Este decreto legislativo, estableció el marco legal para proteger los bosques nublados de Honduras y asignó responsabilidad nacional a la entidad gubernamental que en aquel entonces se llamaba Administración Forestal del Estado AFE-Cohdefor, actualmente Instituto Nacional de Conservación forestal, áreas protegidas y Vida Silvestre (ICF) para el manejo de las mismas.

Esta reserva es uno de los hábitat del quetzal (Pharomachrus mocinno), del escarabajo gema (Chrysinasp.), así como de otras especies de fauna y flora endémicas. Los atractivos que presenta esta zona del país son la observación de aves, caminatas, ciclismo de montaña, bosques nublados y vistas panorámicas. En el núcleo de El Güisayote existe una pequeña laguna verde, que por su ubicación arriba de los 2,100 mil msnm, es poco común en Centroamérica.

Es una reserva relativamente aislada y fronteriza, hogar de animales y plantas, con vistas fuera de lo normal. Presenta bosque latifoliado, bosque de pino y bosques nublados a más de 2,000 msnm. Es rica en helechos arborescentes, aves migratorias y residentes como quetzales. Así también se reportan buen número de mamíferos. El lugar es idóneo para encontrar reptiles y anfibios.

El Portillo es un lugar muy conocido en la zona y está a escasos 20 minutos de Nueva Ocotepeque con una elevación que oscila los 2,000 y 2,400 msnm. Sumpul es otra zona muy rica en biodiversidad, esta se encuentra entre 1,900 y 2,500 msnm con bosque nublado secundario. Ambos lugares dan el hábitat a numerosas especies de aves entre ellas podemos mencionar a la Penelopinanigra, más conocida como Chachalaca Negra y Pava Pajuil, seriamente amenazada de tierras altas.

Esta área natural cuenta con pintorescos lugares, abundantes quebradas y riachuelos, hermosas cascadas, imponentes cerros de importancia para la población de la zona, principalmente los municipios de Sinuapa, La Labor, San Francisco, San Marcos y Mercedes por su alta producción de agua, misma que es usada para consumo humano y riego mejorando de esta forma la calidad de vida de sus habitantes.

La reserva tiene un fácil acceso por tierra ya que la carretera internacional que comunica Honduras y El Salvador cruza la misma por su zona núcleo considerándose, además, la vía terrestre más alta en el país con 2,025 metros sobre el nivel del mar pasando por la comunidad de El Portillo.

Existe una carretera de segunda categoría construida en 1969 con fines de seguridad nacional que cruza de norte a sur la reserva provocando deterioro en los recursos y sedimentación en las fuentes de agua que nacen en esta zona.

La Asociación Ecológica de San Marcos de Ocotepeque (AESMO) fue organizada el 28 de abril de 1990 por un grupo de ciudadanos sanmarqueños interesados en participar en la búsqueda de alternativas de solución a la problemática ambiental del municipio. En 1993, obtiene su personalidad jurídica; aspecto que le permitió iniciar la ejecución de proyectos sobre rehabilitación de cuencas hidrográficas en comunidades del municipio de San Marcos Ocotepeque.

Durante su vida institucional AESMO ha acumulado una valiosa experiencia de trabajo con niños escolares, maestros, estudiantes, productores agropecuarios, mujeres, y municipalidades – mancomunidades de su área de influencia en aspectos de seguridad alimentaria y nutricional, saneamiento básico, diversificación productiva, ordenamiento territorial, fortalecimiento técnico de las Unidades Municipales Ambientales (UMA) y fortalecimiento organizativo de grupos de productores agropecuarios; todo ello en un contexto de manejo sostenible de microcuencas hidrográficas localizadas en las cuencas de los ríos Ulúa y Lempa; esta última compartida por Honduras, El Salvador y Guatemala.

El Estado de Honduras, por medio del ICF entregó a la AESMO la administración y el comanejo de esta reserva mediante convenio de comanejo que se suscribió, por primera vez, en enero de 2003 con la participación de las cinco alcaldías en las que se localiza.

Esta ONG ha participado activamente en la solución a diferentes conflictos en la zona, como la instalación ilegal de empresas mineras y telefónicas, la deforestación, tala y cacería ilegal, erosión de los suelos y contaminación por agroquímicos en fincas agropecuarias y la extracción intensiva de agua procedente de las fuentes existentes en la reserva.

En estos casos, no se han realizado los estudios de impacto ambiental ni se cuenta con las licencias ambientales que la ley exige. En reconocimiento a su destacada trayectoria de trabajo en el área ambiental, el 2 de junio del año 2000, la Secretaría de Recursos Naturales y Ambiente (Serna) y la Cervecería Hondureña, S. A. le conceden el Premio Hondureño a la Conservación y Protección del Ambiente en su categoría institucional. En el año 2003, durante la celebración de su 30 aniversario, el CATIE le entregó un reconocimiento por el apoyo a las acciones que ambas instituciones vienen realizando en conjunto desde inicios de la década de los años noventa.

También recibió el premio Antorcha Ambiental que otorga la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) por su gestión de incidencia pública en la protección de los recursos naturales.

Get real time updates directly on you device, subscribe now.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.