Requieren Lps mil millones para ejecución de ley fundamental en 2015

0 59

Tegucigalpa, Honduras.

Uno de los primeros temas que tendrá que ser solventado para garantizar la ejecución de la Ley Fundamental en 2015 es la disponibilidad de al menos mil millones de lempiras.

Esos recursos son necesarios para hacer efectiva la aplicación de los reglamentos referidos a extender la cobertura del sistema, elevar el rendimiento de los alumnos y mejorar el desempeño de los docentes.

El cumplimiento de los 200 días de clases, el ajuste del índice mínimo para aprobar las asignaturas y el replanteamiento de los métodos de evaluación, son saltos cualitativos que se han dado en materia de enseñanza-aprendizaje.

Las calificaciones obtenidas por los alumnos en la asignatura de matemática pasaron de 37 a 57 por ciento y en la materia de español subieron de 60 a 70 por ciento en los dos o tres últimos años.

Dos mil quince recibirá 240 mil nuevos alumnos que ingresarán en enseñanza preescolar y en primer grado, lo que obligará al sistema educativo a ampliar las líneas de financiamiento para atender esa nueva población.

El próximo período lectivo presenta una serie de tareas que hay que fortalecer o complementar: Volver la cobertura más equitativa, mantener el mismo ritmo en la implantación de cambios sustanciales, reajustar los métodos de calificación y fortalecer la formación docente.

La lista de logros alcanzados en materia de enseñanza-aprendizaje requiere ser ampliada más allá de los 200 días de clases, la extensión de la jornada académica, la elevación del índice mínimo para aprobar las asignaturas, la medición del rendimiento de los estudiantes y la evaluación de los maestros.

El Gobierno se ha comprometido a darle cumplimiento a una apuesta puntual: Cimentar las bases y desarrollar la tercera reforma, a fin de mejorar la calidad, la cobertura y la pertinencia de los servicios de educación.

Los entendidos en pedagogía hacen hincapié en que el objetivo de una reforma educativa es modificar el sistema, con el fin de mejorarlo o actualizarlo partiendo de un amplio consenso social para evitar que dichos cambios sean asimilados como una expresión de intereses políticos.

De acuerdo con esa misma visión, Honduras necesita adoptar un nuevo modelo educativo que debe ser la síntesis de las diferentes teorías y enfoque pedagógicos que orienten al magisterio en las tareas de elaborar los programas de estudios transformadores y sistematizar el proceso de enseñanza-aprendizaje.

Un informe elaborado por el Banco Mundial concluye que los países del área centroamericana ocupan los últimos puestos en la medición del sistema educativo por dos factores fundamentales: Políticas poco eficientes en la materia y deficiente formación de los docentes.

Los expertos han llamado la atención sobre un preocupante rezago en las competencias de los profesores, de tal suerte que la profesión ha caído en una fase precaria, porque el cuerpo de mentores del sector público que existe en la región No puede considerarse de “alta calidad”.

Las evaluaciones practicadas por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), arrojaron que los alumnos latinoamericanos obtuvieron las calificaciones más bajas.

La conclusión el conglomerado latinoamericano que es formado en los sistemas educativos de la región carece de las habilidades y de los conocimientos necesarios para afrontar el futuro, porque tienen dificultades para resolver problemas y, por tanto, se convertirán en adultos sin opciones de crecimiento laboral.

En lo que importa específicamente a Honduras, el Gobierno, los maestros, los mismos estudiantes y la sociedad civil en general, tienen por delante el reto de acelerar el camino que ya se ha iniciado en el país para provocar cambios cualitativos en la educación.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.