Pasado Olimpista amarga a los “Azules”

0 94

Por: Melvin Javier Soto.

Tegucigalpa, Honduras.

En un partidazo, digno de una final de futbol hondureño, Motagua empato tres goles por tres, ante Honduras Progreso, en un estadio Nacional, repleto de aficionados de
ambos lados.

Antes del inicio del encuentro, se rindió un minuto de silencio, tras la trágica muerte del seleccionado y ex jugador del Vida, Olimpia y Rangers de Escocia, Arnold Peralta.

Sin preámbulo, El gol se dio en el minuto 4, un doble error en la defensa local, Marlon Licona quiso salir jugando con excesiva confianza y toco en corto para Junior Izaguirre, que regazo para atrás, con tan mala suerte que le dio un regalo navideño a Fredixon Elvir, que con temple de acero batió el marco azul.

Pero, Motagua empato en el minuto 7, Israel Silva le gano en velocidad al capitán Jorge Zaldívar y saco un derechazo, que rechazo a medias el meta Woodrod West y atento a la cita, como todo un cazador Eddie Hernández, con toque sutil mandaba el balón al fondo de la red.

Lo malo, lo dio a conocer el colegial, Said Martínez, al minuto 13 se precipitó al amonestar en doble ocasión a Javier Delgado, dejando al club visitante con 10 hombres. El “Camellito” salía desconsolado llorando del terreno de juego.

Motagua se volvería a poner en ventaja, Hernández en el juego aéreo es mortal, tras un centro de Omar Elvir con golpe de cabeza dejo parado como estatua a West. Por lo que, saldría corriendo y como gesto de “hombres”, los “azules” celebrarían el gol, con la camisa 17 del Rangers de Escocia, en honor a Peralta.

Herido en su honor, Honduras Progreso sacaba fuerzas de flaqueza, en un centro al área motaguense, nunca dieron un balón por perdido y al ganarlo, le quedo de frente a Franklyn Morales, que con un potente remate venció a Licona, ante el enojo de la banca y directiva, que miraba como la visita, era mejor en la cancha.

El encuentro era un ir y venir, Santiago Vergara gano la banda izquierda y encontró a Hernández, quien con un “taquito” de fantasía, habilito a Israel Silva, de izquierda mando el balón al fondo de red, Motagua pasaba de nuevo a estar arriba en el marcador.

Honduras Progreso quiere ser campeón, la única manera era de jugar de tú a tú en la capital, por lo que, vendría un pasado olimpista, Fredixon Elvir de nuevo, con un remate excepcional de pierna izquierda desde fuera del área, empataría el encuentro, mandando a callar al estadio Nacional, en el segundo tiempo.

Fue entonces que Diego “Barbie” Vásquez paso de línea defensiva de tres hombres a cuatro, dando entrada a Erick Andino y el novel Kevin López, que no pesaron en los minutos finales, frenados por Pastor Martínez y Dilmer Gutiérrez.

En el minuto 70, se dio la jugada que puede significar un campeonato, Elvir habilito al delantero Ángel Tejeda, que sólo y su alma, enfrento al meta Licona y le entregó el balón en sus manos, Honduras Progreso perdonaba al Motagua, los locales se salvaban de milagro, ante el enojo del estratega, Héctor Castellón.

En la conclusión del encuentro, apareció la figura del beliceño West, al sacar dos jugadas de gol consecutivas, en un cabezazo picado de Hernández y un potente remate de Wilmer Crisanto.

No se movería el marcador, Honduras Progreso puede alcanzar la gloria por primera ocasión, el próximo sábado en el estadio Humberto Micheletti, en el encuentro de vuelta.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.