La sequía y altas temperaturas amenazan la producción alimentaria en Honduras

0 22

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

La crisis climática ha intensificado su impacto en Honduras, con la combinación de sequía y altas temperaturas agravadas por el fenómeno de El Niño, generando una situación crítica para la producción de alimentos en el país.

Honduras, ya vulnerable a eventos climáticos extremos, se enfrenta a consecuencias dramáticas que podrían afectar la seguridad alimentaria y forzar migraciones masivas.

Fausto Mejía, presidente de la ONG Monitoreo Forestal Independiente (MFI), ha alertado sobre la amenaza inminente. Largas sequías y lluvias intensas están afectando no solo los medios de vida de los hondureños, sino también su seguridad alimentaria, obligándolos a considerar la migración como una opción para enfrentar la crisis.

El fenómeno de El Niño, con una intensidad pronosticada a mantenerse fuerte en los primeros cinco meses del año, ha llevado a la Secretaría de Gestión de Riesgos y Contingencias de Honduras a declarar alerta roja de emergencia en 144 de los 298 municipios del país debido a la sequía.

El Corredor Seco hondureño, que conecta la región suroccidental con el centro del país, enfrenta un período especialmente dramático por la sequía, y los esfuerzos actuales en la zona solo han logrado paliar el hambre a corto plazo, según Mejía. Se hace evidente la necesidad de un cambio significativo en el sistema de producción agrícola y una adaptación urgente a las condiciones climáticas.

Luis Soliz, director del Instituto de Conservación Forestal (ICF) de Honduras, ha señalado la amenaza directa que la sequía representa para la actividad agrícola, instando a la adaptación al cambio climático por parte de los agricultores.

Soliz argumenta que Honduras paga injustamente las consecuencias de las emisiones de gases de efecto invernadero producidas por países industrializados.

Ante la escasez de agua, Soliz destaca la importancia de construir obras de contención de inundaciones, capacitar a la población en medidas de prevención y controlar plagas y enfermedades. Detener la deforestación, combatir incendios forestales y conservar las fuentes de agua son acciones cruciales para preservar la seguridad alimentaria y la biodiversidad.

A pesar de los esfuerzos para reducir la deforestación y promover la restauración forestal, Honduras pierde anualmente miles de hectáreas de bosque, tanto por incendios forestales como por actividades humanas.

Soliz hace un llamado a la creación de un juzgado ambiental para penalizar a aquellos responsables de delitos ambientales, destacando la necesidad urgente de acciones concretas para enfrentar la crisis climática en Honduras.

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.