Historia de la caricatura en Honduras

0 485

Tegucigalpa, Honduras.

Los inicios de la caricatura en Honduras se remontan a la segunda y tercera década del siglo XX, de acuerdo con la investigación “La caricatura en la historia e historia de la caricatura, una aproximación a ambos aportes” de Fredy Macías, historiador de profesión y caricaturista de formación y vocación.

“Nace a inicios del siglo veinte, igual que en Europa, con el surgimiento de los periódicos. También ese es el lugar donde los caricaturistas iniciaron y hablo de Tito Monterroso, Salomón Ferrufino, Miguel Ángel Montoya, Hermes Anduray, entre otros”, explica Macías.

Su presentación, realizada en el marco del IV Encuentro de Historiadores “Marcos Carías Zapata”, fue un recorrido cronológico por las obras de los hombres que han opinado sobre Honduras de una forma única: con sus dibujos.

Inicios de la caricatura en Honduras

En Honduras, los primeros registros de caricaturas que Macías encontró son de 1919 y 1921, del caricaturista Tito Monterroso. Luego, a finales de la década de los cuarenta, Miguel Ángel Montoya “critica directamente al gobierno de turno y las injusticias que hace, el alza a los impuestos, la falta de educación y de trabajo, y son los mismos temas que se siguen dando hoy”, explica Macías.

En los siguientes años, los artistas fueron tocando temas como el de la guerra entre Honduras y El Salvador, que sucedió a finales de la década de los sesenta y que dejó una huella en los caricaturistas que cobraron renombre en los setenta. Entre ellos se encuentran Ramón Villeda Bermúdez (RAVIBER), Roberto William (ROWI), Douglas Montes de Oca (DOUMONT), Roberto Ruíz, Napoleón Ham y Marlon Bey.

Luego, Rodolfo Deras, Ángel Darío Banegas y Allan McDonald aparecieron en los medios impresos durante la década de los ochenta. Fue en ese tiempo que se creó la Asociación de Caricaturistas de Honduras, con Darío Banegas a la cabeza y Miguel Ángel Montoya como uno de sus fundadores.

Sin embargo, “en los noventa desapareció la asociación y después no se ha vuelto a hacer nada más aunque los caricaturistas siguen siendo los mismos, en los mismos periódicos de siempre”, acota Macías.

Política y exageración

El contexto en el que se desarrollan los caricaturistas del país influencia los temas que abordan en sus obras. “La caricatura en Honduras es de tinte político, toda”, asegura Macías.

Así, el golpe de Estado de 2009 tuvo su eco en la producción de estos ilustradores, según explica el historiador, porque “esos fenómenos sociales siempre marcan al caricaturista. El golpe de Estado fraccionó a toda la sociedad y también a los caricaturistas”.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.