Consumir cacahuetes con piel: todo lo que debes saber

0 10

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

El cacahuete o maní es de los snacks más apetecibles y, por ello, se han introducido una gran diversidad de productos en el mercado. Sin embargo, la promoción para consumir cacahuetes con piel no ha sido fácil, ya que la industria elimina muchas de sus partes.

La forma de presentación más común es completamente pelado y con mucha sal; sin importar las propiedades antioxidantes de su rojiza cáscara. La piel del maní es un subproducto considerado de bajo valor, por lo que se descarta o se usa para alimentación animal.

Sin embargo, contiene beneficios. Por ejemplo, aporta compuestos fenólicos que promueven la salud. A través de este artículo te invitamos a saber más sobre las ventajas de comer cacahuetes con piel.

¿Qué es el cacahuete?

La ciencia le da el nombre de Arachis hypogaea al cacahuete. Aunque ha sido considerado un fruto seco por su cáscara leñosa, en realidad es una leguminosa. Es familia de los guisantes, las lentejas, los garbanzos y los frijoles, entre otros.

Como semilla del grupo de las legumbres, se desarrolla cubierta por una cápsula, llamada vaina. En un maní entero, la cáscara representa casi el 30 %, la semilla el 72 % y la piel entre el 3 y el 3,6 %.

Se cultiva en todos los continentes y es originario de América del Sur, donde se le conoce como maní. La mayor parte se produce en Asia, África, Sudamérica y América del Norte

Es el sexto cultivo oleaginoso en todo el mundo, por su riqueza en grasa. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), es importante por su valor nutricional en la seguridad alimentaria, siendo útil como fuente de aceite y de proteína vegetal.

Propiedades nutricionales

El grano de maní es nutritivo. Contiene de 44 a 54 % de grasa. Su proteína es 2,7 veces mayor que la que hay en la carne de res y hasta 16 veces más que en la leche.

Su valor biológico es menor al de la proteína animal, ya que carece de varios aminoácidos esenciales. Sin embargo, el 90 % se digiere sin dificultad.

También contiene carbohidratos de diferentes tipos, entre los cuales se incluye un 3 % de fibra. La sacarosa y el almidón representan la mayor parte, con un índice glucémico bajo.

También resalta por el valor de vitamina E, el complejo B, el ácido pantoténico y el ácido fólico. Por otro lado, el cacahuete es una de las semillas más ricas en niacina, aportando 16 miligramos por cada 100 gramos de producto. El tostado aumenta su concentración.

El maní aporta zinc, fósforo, potasio y magnesio. La riqueza en aceite hace que se utilice para la producción de mantequilla de maní, dulces, aperitivos y como diluyente de productos cárnicos, sopas y postres.

Compuestos bioactivos en la piel de los cacahuetes

Se estima que se produce entre 35 a 45 gramos de piel de cacahuetes por kilo de semilla de maní sin cáscara. La mayoría de las variedades tienen una piel de color rosa o rojo.

Muchos de los pigmentos son del tipo flavonoides, como las antocianinas. También se encuentran compuestos fenólicos en mayor concentración que en el té verde, los cuales se concentran cuando el cacahuete es asado o tostado.

De acuerdo a varios especialistas, dentro de los fenólicos se encuentran el ácido clorogénico, el ácido cafeico, ácido cumárico, el ferúlico y estilbenos, como el resveratrol (que también está contenido en la uva). Todos tienen actividad antioxidante; no solo por atrapar radicales libres, sino también por su poder reductor.

Los más activos en el maní y preventivos contra algunas enfermedades son el resveratrol y los flavonoides. Ellos se encuentran presentes en todo el cacahuete, desde la raíz hasta la piel, e incluso la cáscara.

Resveratrol

El resveratrol es un polifenol antioxidante que se estudió por su función protectora contra las enfermedades cardíacas, las degenerativas como el alzhéimer, la inflamación sistémica y el cáncer.

El contenido de resveratrol del cacahuete es similar al del jugo de uva, siendo 3 veces mayor cuando el maní es tostado con la piel. Aunque se requieren más estudios, algunos autores revelan que la sustancia actúa como agente quimiopreventivo contra varios tipos de tumores malignos.

Ácidos fenólicos y flavonoides

El cacahuete y su piel son fuentes excepcionales de compuestos funcionales, como los ácidos fenólicos. En especial, tienen altos niveles de ácido p-cumárico, que aumenta el contenido total de antioxidantes hasta en un 22 %. Además, la piel del maní tostado tiene una mayor capacidad antioxidante que el maní tostado sin la piel.

Se cree que el alto consumo de flavonoides también protege contra las enfermedades cardíacas y el cáncer. Los tipos de flavonoides son los mismos que los que se encuentran en el té verde y el negro, las manzanas, el vino tinto y la soja.

En otras palabras, al comer los cacahuetes con la piel podrás obtener más antioxidantes. Algunos estudios demuestran que al agregar entre 0,5 y 2,5 % de la piel a un producto alimenticio, la capacidad antioxidante del alimento se incrementa en un 30 %, sin modificar su aceptabilidad.

(Visited 10 times, 1 visits today)

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.