Conoce todo sobre la amalgama

0 55

Roatán, Honduras

Por: Dr. Marco Tulio Romero

Desde el año 2008, su uso está prohibido en países como Suecia, Noruega o Dinamarca.

Tradicionalmente los odontólogos han utilizado la amalgama para tapar los dientes de sus pacientes que han sido afectados por la caries, sin embargo se ha descubierto que los riesgos son muchos, segun expertos.

¿Qué son?

La amalgama es un material de color plateado que combina varios metales, principalmente el mercurio, y que los odontólogos emplean para rellenar las cavidades que aparecen debido a la caries.

Hoy en día se suelen usar otros materiales en la mayoría de países, ya que numerosos estudios han demostrado la toxicidad del mercurio tanto para quienes lo llevan en la dentadura como para los odontólogos que trabajan con él. Además, existe una tendencia ecológica a reducir cada vez más cualquier producto elaborado con mercurio, ya que tiene un impacto ambiental muy negativo para el planeta.

Desde el año 2008, su uso está prohibido en países como Suecia, Noruega o Dinamarca.

Exposición al mercurio

Una amalgama dental contiene entre 120 y 570 mg de mercurio, el cual se va liberando con el paso del tiempo como consecuencia de la saliva, de la acidez gástrica y de los alimentos, de la temperatura alta, etc.

Los vapores de mercurio que se generan, puesto que son absorbidos por el organismo día tras día durante toda la vida, son una gran fuente de toxicidad continuada.

De todos modos, también debemos tener en cuenta que la exposición al mercurio puede deberse al contacto con productos que lo contengan, como algunos termómetros, bombillas, baterías, vacunas, cosméticos, cremas que aclaran la piel, pinturas, plaguicidas, etc.

Asimismo, se han publicado estudios que demuestran que el pescado azul de tamaño grande, como el atún, el salmón o el pez espada son los alimentos que más mercurio contienen, por lo que no deberían consumirse a menudo.

Riesgos para la salud

Uno de los mayores riesgos del mercurio es que, aunque una parte se elimina naturalmente, una proporción importante de este metal pesado se acumula en el cerebro y permanece ahí durante años. Esto provoca una neurodegeneración progresiva, la cual está relacionada con enfermedades como el alzhéimer o el párkinson.

Otro grave problema del mercurio es que es capaz de atravesar la barrera placentaria y llegar al sistema nervioso central del feto durante el embarazo.

El mercurio también se acumula en el tracto gastrointestinal, la cavidad bucal, los pulmones, la glándula tiroides, la glándula pituitaria, etc.

¿Se pueden quitar?

Cuando las personas que llevan amalgamas dentales conocen los riesgos del mercurio, generalmente se plantean la misma pregunta: ¿Se pueden quitar para evitar estos problemas de salud? Sobre todo, quienes ya sufren problemas de salud para los que no encuentran causa alguna.

La respuesta es que sí, se pueden retirar, pero el proceso debe hacerse siguiendo un protocolo muy estricto.

En caso contrario, es mejor dejar los empastes ya que, si no se realiza escrupulosamente, tanto el paciente como el odontólogo estarán expuestos a una cantidad de mercurio muy importante y repentina que podría ser mucho más perjudicial para la salud.

Deberás buscar un profesional especializado en la extracción de amalgamas y asegurarnos de que durante el proceso se tengan en cuenta cuestiones como las siguientes:
-Aislamiento adecuado de toda la cavidad bucal para no ingerir restos de amalgama
-Protección ocular
-Mascarilla de oxígeno
-Trabajar con temperaturas frías
– Quitar las amalgamas en bloque y con rapidez
-Nuevo material de empaste

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.