Conoce otra de las pasiones de Marilyn Monroe

0 79

En el aniversario 54 de su fallecimiento, recordamos los autos que marcaron al símbolo sexual.

El 5 de agosto de 1962 quedó marcado por la sorpresa. Norma Jeane Mortenson, quien se hiciera conocida como Marilyn Monroe, era encontrada muerta en la cama de su hogar en Los Ángeles debido a una sobredosis de estupefacientes.

Pero aunque las cámaras y las pasarelas fueron su gran pasión, en paralelo a su carrera en la pantalla grande, Monroe también fue bastante cercana al mundo motor, de hecho, la diva usó a los automóviles como su aliado, posando con toda su sensualidad junto a los modelos más lujosos y exclusivos de la época.

Una de esas primeras incursiones publicitarias fue de la mano de Pirelli: Monroe promocionó el nuevo tejido “lastex”, patentado por la firma italiana en 1952.

Aquel mismo año, la estrella estadounidense que conmovió al mundo con la interpretación de Happy Birthday posó en una sesión fotográfica con unos deportivos Singer, una extinta marca británica de automóviles. Sin embargo, una de las imágenes que quedaron en la retina de los fanáticos de la actriz, fue cuando se puso al volante de un Land Rover Serie I en 1957, un auto más bien rústico pero que se iluminó con la belleza de la rubia.

En el plano personal, Marilyn dispuso de una amplia gama de modelos, vehículos que hoy pertenecen a coleccionistas tras un desembolso de grandes cifras de dinero.

El primer auto de la actriz fue un Ford Súper Deluxe Convertible 1948 en color rojo. Este auto fue embargado luego de que se cayera el contrato que tenía con la cadena televisiva Fox. Los problemas económicos de ese momento llevaron a que la rubia hiciera sus primeras fotos desnuda.

El primer auto nuevo lo conseguiría en 1953, cuando adquirió un Cadillac Convertible negro, con el que viajaba de Los Ángeles a Nueva York. Luego, cuando la situación mejoraba, comenzó a utilizar un Thunderbird

Otro modelo importante donde se le vio inmortalizada fue en el MG TD de 1952. La rubia y Cary Grant lo utilizaron en el rodaje de Monkey Business. Este auto en 2010 fue subastado por un valor de US$ 210 mil.

Otro momento inmortalizado por los flashes fue junto a un Cadillac convertible del 54, propiedad de Joe DiMaggio, quien contrajo matrimonio con Marilyn Monroe. El auto con patente JOE D combinaba perfecto con la imagen de la estrella: sensualidad, exuberancia y elegancia, los mismos conceptos que la hicieron eterna y que hoy nos hacen recordarla a 54 años de su fallecimiento.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.