Conferencia Episcopal: “No pongamos en peligro el Estado de Derecho”

0 20

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

La Conferencia Episcopal de la Iglesia Católica de Honduras, hizo un llamado instando al diálogo a las partes en conflicto con la elección del presidente del Congreso Nacional (CN), bajo el tema, “No pongamos en peligro el Estado de Derecho”.

Fue precisamente el portavoz de la Conferencia Episcopal, padre Juan Ángel López, quien dio lectura al comunicado, donde la iglesia destacó que después de las pasadas elecciones generales del 28 de noviembre, en el país se respiraba un clima de paz y serenidad, que a los hondureños les daba la esperanza de caminar hacia un futuro mejor.

Pero, “lamentablemente en los últimos días hemos visto cómo se han celebrado dos sesiones paralelas del CN por parte de los diputados electos; para cumplir con su deber de elegir a las autoridades de dicho Poder del Estado”, añadió.

En el escrito mencionó que luego de consultar a expertos en derecho nacional e internacional, temen que dichos procedimientos impliquen vicios de nulidad, al poner en precario un proceso que se ha desarrollado en paz y respeto de la ley.

“Las delegaciones invitadas a la toma de posesión vienen como representantes de un Estado a otro, no por una persona. Si el estado de derecho no se respeta peligra esa misma transición democrática”, añadió.

En el mismo hizo énfasis en un llamado al diálogo sincero y abierto cuanto antes; entre la presidenta electa, Xiomara Castro y los representantes de los dos grupos que aspiran a la presidencia del Legislativo hondureño.

Ya que, solo con el diálogo, podrán ponerse de acuerdo y encontrar un camino de solución que respete la ley y devuelva la serenidad y la paz; y así celebrar con alegría el comienzo de un nuevo Gobierno.

“El diálogo habrá de tener como objetivo la búsqueda y la realización del mayor bien posible y equitativo de todos los hondureños y no los intereses de personas, grupos o partidos”, manifestó.

Asimismo, resaltó que la violencia de cualquier tipo, sea física o verbal, debe desterrarse de la cultura hondureña; pues solo conduce al odio y al dolor.

Recordó que todos somos hijos del mismo padre Dios, y por consiguiente hermanos hondureños. Podemos pensar diferente, pero eso no nos hace enemigos unos de los otros, y ante los intereses particulares debe prevalecer el bien común, precisó.

(Visited 1 times, 1 visits today)

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.