Aumenta la tensión entre Rusia y Ecuador por el caso de las armas

0 30

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Rusia anunció la prohibición de importar bananas y ciertas flores de Ecuador, semanas después de que Quito aceptara enviar antiguas armas del país europeo a Estados Unidos (EE.UU.) a cambio de modernizar sus pertrechos militares.

En este sentido, el Gobierno ruso inició negociaciones con exportadores de la India para suplir las importaciones de la fruta desde Ecuador, medida que afectó a cinco empresas del país suramericano.

A pesar de que la justificación se basa en razones fitosanitarias, de fondo está la decisión del presidente Daniel Noboa de entregar armamento ruso a Estados Unidos, como chatarra.

Estas medidas restrictivas ocurren después de que el presidente ecuatoriano, Daniel Noboa, anunciara el 10 de enero que aceptaba la oferta de EE.UU. de intercambiar antiguos equipos militares soviéticos por armamentos de nueva generación estadounidenses con un valor estimado de unos 200 millones de dólares.

La controversia entre Ecuador y Rusia, después de la suspensión a exportaciones de banano de cinco empresas ecuatorianas, afecta al 25% del total de las exportaciones de la fruta hacia Rusia, principal destino del banano nacional.

Una misión militar estadounidense, a la cual acudió la jefa del Comando Sur,  estuvo en Ecuador hace dos semanas con la finalidad de coordinar asistencia conjunta para combatir al narcotráfico y al crimen organizado, ante la ola de acciones violentas que tiene sumido a Ecuador en un clima de inseguridad.

No obstante, la mayor presencia militar estadounidense en el país suramericano generó preocupaciones en torno a las intenciones de Washington de ampliar su fuerza castrense en Latinoamérica.   

Por su parte, la portavoz del Ministerio de Exteriores de Rusia, María Zajárova, señaló que la decisión de Ecuador de entregar a EE.UU. antiguos equipos militares de fabricación rusa es precipitada y se debe a fuertes presiones externas.

«Nuestros socios [ecuatorianos] conocen perfectamente las cláusulas contractuales, incluida la obligación de utilizar los bienes suministrados para los fines declarados y no transferirlos a terceros sin el consentimiento de la parte rusa», señaló Zajárova.

La portavoz también sugirió que Ecuador «ha tomado una decisión tan precipitada bajo serias presiones de partes interesadas externas».

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.