Asesino del cine podría enfrentar pena de muerte o cadena perpetua

0 115

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Estados Unidos.

Tres años después de un tiroteo que conmocionó a los EEUU, el acusado de perpetrarlo, James Holmes, fue declarado el jueves culpable de asesinar a 12 personas y herir a otras 70 durante la proyección de una película de Batman en un abarrotado cine de Aurora (Colorado), lo que podría valerle la pena de muerte.

De pie, el procesado de 27 años, escuchó cómo el magistrado leía la decisión que el jurado había tomado sobre cada uno de los 165 cargos, 24 de ellos, por asesinato, de los que se acusó al joven, para el que la defensa pide su ingreso en un centro psiquiátrico con el objetivo de tratar su esquizofrenia paranoide.

«Nosotros, el jurado, consideramos al acusado James Holmes culpable de asesinato en primer grado», dijo el juez leyendo la decisión unánime de los doce miembros del jurado y citando el nombre de cada una de las 12 víctimas, entre ellas, el de Veronica Moser-Sullivan, una niña de 6 años que la noche del 20 de julio de 2012 se encontraba frente a la pantalla del cine.

Con esta decisión, el jurado abre la puerta a la condena a muerte, permitida en Colorado, o a la cadena perpetua sin posibilidad de revisión, opciones que se discutirán en la segunda fase del proceso de sentencia que podría comenzar la semana próxima.

Holmes recibió la condena, leída por el juez Carlos Samour Jr., de forma impasible, con las manos en los bolsillos, junto a sus abogados y, esta vez, sin el pelo de color anaranjado que lució cuando compareció por primera vez en el juicio y que llevaba el día de la tragedia.

Durante las 11 semanas de juicio, más de 250 testigos retrataron el horror y la angustia que sufrieron cuando Holmes irrumpió en una sala de cine en Aurora, a las afueras de la ciudad de Denver (Colorado), durante el estreno de la película de Batman: The Dark Knight Rises con una máscara de gas, guantes negros y cuatro armas.

Con un fusil de asalto, una escopeta y dos revólveres, Holmes llenó el cine de gas lacrimógeno y desató un tornado de disparos que convirtieron la película en una pesadilla, hasta que unos siete minutos después la policía consiguió detener al acusado fuera del cine.

En ese momento, según la policía de Aurora, el acusado se identificó como el Joker, el enemigo de Batman.

Imitando lo que es un clásico en los cómics de Batman, Holmes convirtió su apartamento en una trampa mortal para quien se atreviera a entrar con un entramado de cables, detonadores y material explosivo, que hizo que los artificieros tardarán más de 24 horas en desarmar todo.

El jurado, que comenzó a deliberar el miércoles por la mañana, alcanzó su veredicto después de un duro juicio, marcado por los testimonios de más de 200 testigos, entre ellos, la ex novia de Holmes, y la proyección de 1.500 fotografías y 24 horas de vídeo sobre lo vivido aquella noche en el cine.

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.