Arabia Saudí rechaza su asiento en el Consejo de Seguridad de la ONU

0 153

RIAD, Arabia Saudí

Arabia Saudí dijo que no ocupará su asiento rotatorio en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, en una muestra de indignación sin precedentes por la incapacidad de la comunidad internacional de poner fin a la guerra en Siria y de actuar en otros conflictos en Oriente Próximo.

El reino condenó lo que calificó de «dobles raseros» internacionales para abordar los problemas de Oriente Próximo y demandó reformas en el Consejo de Seguridad.
La frustración de Riad está dirigida fundamentalmente a Washington, su aliado internacional más antiguo, que desde la Primavera Árabe ha llevado adelante políticas a las que las autoridades saudíes se han opuesto fuertemente y que han dañado fuertemente las relaciones con Estados Unidos, según analistas.

Arabia Saudí también está molesta por la reconciliación entre Irán -su antiguo enemigo regional- y Estados Unidos, mucho más desde que el presidente Barack Obama habló por teléfono el mes pasado con el nuevo mandatario iraní, Hasan Ruhani, en lo que fue el contacto de más alto nivel entre ambos países en más de tres décadas.

Citando el fracaso del Consejo de Seguridad para resolver la disputa palestino-israelí, para tomar medidas que pongan fin a la guerra civil en Siria y para detener la proliferación nuclear en la región, Riad dijo que el organismo en cambio había perpetuado los conflictos y las disputas.

«Arabia Saudí (…) se abstendrá de integrar el Consejo de Seguridad de la ONU hasta que éste sea reformado para que pueda desempeñar de manera efectiva y práctica sus tareas y cumplir con sus responsabilidades en el mantenimiento de la seguridad y la paz internacional», dijo un comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores difundido por medios estatales.

El reino islámico conservador suele evitar los grandes comunicados políticos, para valer su influencia como principal exportador mundial de petróleo.

Ataque con Gas

No obstante, su enfado por la respuesta de la comunidad internacional a problemas árabes, particularmente al conflicto sirio, estalló después de que el presidente de Siria, Bashar al Asad, lograra evitar ataques militares de Estados Unidos como respuesta a un ataque con gas letal en Damasco mediante un acuerdo de entrega de su arsenal de armas químicas.

Es la segunda vez este mes que Arabia Saudí ha expresado públicamente su descontento con lo que ve como un fracaso del Consejo de Seguridad en llevar a cabo acciones para detener la guerra civil en Siria, en la que han muerto más de 100.000 personas.

«El reino considera que el método y el mecanismo de trabajo y los dobles raseros en el Consejo de Seguridad le impiden asumir apropiadamente las responsabilidades para la paz mundial», dijo el Ministerio de Asuntos Exteriores en un comunicado difundido por la agencia estatal de noticias SPA.

Arabia Saudí fue uno de los cinco países elegidos por la Asamblea General de la ONU el jueves para formar parte durante un plazo de dos años del Consejo de Seguridad. Los otros elegidos fueron Chile, Chad, Nigeria y Lituania.

El organismo, que tiene el poder de autorizar las acciones militares, imponer sanciones y establecer operaciones de paz, tiene 10 miembros rotativos. Además, Estados Unidos, China, Rusia, Francia y Reino Unido son sus cinco miembros permanentes, con derecho a veto.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.