Antiguos penales de Santa Bárbara y SPS serán cerrados

0 56

Nueva York, Estados Unidos

La profunda reforma al sistema penitenciario incluye la histórica medida de cerrar los viejos penales de Santa Bárbara y de San Pedro Sula.

La medida ha sido anunciada hoy por el presidente de la República, Juan Orlando Hernández, desde la ciudad de Nueva York, a donde viajó para participar en la 71° Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Hernández indicó que esta es una medida más de la reforma al sistema carcelario que se impulsa como parte de la reforma integral en materia de seguridad.

Desde inicios de Gobierno, el mandatario ordenó la construcción de nuevos centros penales en Naco, Cortés; en Ilama, Santa Bárbara; en Morocelí, El Paraíso; y en El Porvenir, Francisco Morazán.

Estos nuevos centros penales se han construido con rigurosidad, con apego a normas internacionales para la privación de libertad de personas. En el caso de los centros penales de Naco e Ilama, se construyeron “pozos” o celdas de aislamiento para reos de alta peligrosidad, siempre con apego al manual de procedimientos aprobado por la ONU.

Hernández indicó que los primeros 37 reos han sido trasladados al penal de Santa Bárbara, donde desde ayer permanecen aislados en celdas para una sola persona, con derecho de tomar sol una hora al día, sin comunicación entre ellos y sin derecho a llamadas desde cabinas telefónicas.

Además, para estos reos de alta peligrosidad se han suspendido de forma indefinida las visitas conyugales, de parientes y amigos, ya que los órganos de seguridad del Estado descubrieron que a través de ellas enviaban órdenes con mensajes codificados para que se cometieran actos criminales, atentados y masacres.

El cierre

El presidente reveló que el siguiente paso es proceder al cierre de los centros penales de Santa Bárbara y de San Pedro Sula, ya que ambos se ubican en los cascos urbanos y por su antigüedad y tamaño ya no reunían las condiciones mínimas para albergar a los privados de libertad.

“Esta es una medida importante para la ciudadanía porque vamos a cerrar esas cárceles que se ubican en el casco urbano, representaban un peligro para nuestro pueblo y por eso decidimos que se cierran en las próximas semanas y meses”, dijo.

Explicó que en el caso del viejo penal de Santa Bárbara su población carcelaria será trasladada al nuevo centro penitenciario de ese departamento. Este centro penal tiene capacidad para 88 reclusos de alta peligrosidad y para unos 1,500 reos de media o baja peligrosidad.

Los reos de media o baja peligrosidad que decidan seguir delinquiendo desde el interior del centro penal de inmediato serán tipificados como reos de alta peligrosidad y, por tanto, el protocolo establecerá su aislamiento en El Pozo, donde solo recibirán una hora de sol al día, no tendrán derecho a visitas, vestirán de anaranjado y estarán confinados en celdas para una sola persona.

Los reos del viejo penal de San Pedro Sula serán trasladados al nuevo centro penal de Naco, el cual tiene capacidad para más de 2,000 reclusos y también estará provisto de celdas de aislamiento.

“Ambos penales serán convertidos en centros de recreación, en centros culturales para beneficio de toda la población. Estamos atendiendo un clamor popular; estos viejos penales, que mantenían en condiciones de hacimiento a la población, ya no serán un dolor de cabeza para nuestro pueblo”, dijo.

El gobernante dijo que todas estas medidas son parte de la política integral de seguridad, mediante la cual hay acciones de prevención, castigo y rehabilitación.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.