Países Bajos abre su primer museo del Holocausto

0 43

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

El espacio ofrece una experiencia a través de 2.500 artefactos personales, que narran la historia desde una perspectiva humana.

Ochenta años después de la Segunda Guerra Mundial, los Países Bajos abrirán su primer museo del Holocausto con la esperanza de crear conciencia en momentos que la guerra en Gaza provoca un aumento del antisemitismo.

Unifomes con rayas de Auschwitz, botones tomados de la ropa arrancada al llegar al campo de la muerte de Sobibor, emotivas cartas y fotos: el museo exhibe 2.500 objetos, muchos de ellos nunca antes vistos por el público.

Antes de la guerra y la ocupación nazi, los Países Bajos albergaban una vibrante comunidad judía de unas 140.000 personas, principalmente en Ámsterdam.

Pero para cuando terminó el Holocausto, 75% de ellas –102.000 personas– habían sido asesinadas.

El edificio donde se ubica el museo, un antiguo jardín infantil en el histórico barrio judío de Ámsterdam, tuvo un papel crucial en la historia neerlandesa del Holocausto.

Al frente se encuentra un teatro donde las familias judías eran llevadas a esperar la deportación a los campos de la muerte. Los niños eran separados y llevados al jardín infantil para su deportación.

Unos 600 niños fueron sacados ocultos, a menudo en cajas o cestas bajo las narices de los guardas nazis, y llevados a sitios seguros por la resistencia neerlandesa.

Los visitantes pueden caminar por el “corredor de escape”, por donde sacaban a los niños, que en su mayoría nunca volvieron a ver a su familia o amigos.

Fotos de niños que no tuvieron la misma suerte adornan los muros, todos muertos en los campos de exterminio.

“En unos centenares de metros cuadrados del centro de Ámsterdam tienes la historia de la deportación, la colaboración, la parte oscura de la historia”, comentó a AFP la curadora Annemiek Gringold.

“Y del otro lado, tienes un edificio que representa a la humanidad, la solidaridad y el tremendo coraje de los rescatistas gentiles que se arriesgaron para salvar vidas judías”, agregó.

En los muros del museo colgaron textos de las leyes antijudías que impusieron los nazis, incluyendo un requerimiento de 1942 para llevar una Estrella de David amarilla.

Las leyes relatan una historia brutal de persecución en que los judíos tenían prohibido ir a los parques y se ofrecían recompensas por “denunciar” judíos a las autoridades.

Para darle un rostro a algunos de los miles de judíos asesinados, el museo presenta el retrato de algunas víctimas con un breve texto sobre sus vidas.

“Contamos la historia de la humillación extrema y dignificamos a las víctimas al presentar sus objetos de manera muy especial”, indicó Gringold.

(Visited 43 times, 1 visits today)

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.