Los Duques de Cambridge, una familia ‘de camuflaje’ en el pueblo de Kate

0 294

Unas veces salen al balcón del palacio de Buckingham como miembros de la Familia Real británica y otras veces salen a la terracita de un encantador pub inglés en Bucklebury (Berkshire) como una familia británica más. El fin de semana pasado tocaba asomarse a una vida anónima.

No fue la primera ocasión, ni será la última, que los Cambridge, visitaban The Old Boot Inn, en el pueblo natal de la Duquesa, donde suelen disfrutar de la especialidad de la casa, el pastel de carne, para cenar con sus hijos. No es ningún secreto que el propietario del local, Andre Claassen, tiene a los Duques entre su más fiel clientela desde hace años, tal y como reconoció a The Mirror: “Creo que les gusta venir aquí porque la gente los deja en paz. Nadie los molesta ni les pide selfies”.También dijo que el príncipe Guillermo era “muy amable” y que a los niños les gustaba jugar en el jardín con la Duquesa.

Cada visita es reveladora de la sencillez, la naturalidad, la simpatía de los Cambridge. “Cuando el príncipe George está aquí, lleva un traje de camuflaje. Tienes que fingir que no puedes verlo. Charlotte es muy linda”, comentó. “Ella juega en el jardín con la hija de mi compañera Rebecca. Una vez estando los Duques, The Old Boot Inn se llenó de turistas holandeses, pero nadie se percató de quiénes eran los ilustres clientes, porque parecen una familia común”.

No solo los Duques frecuentan este pub, también Carole y Michael Middleton y sus otros dos hijos. Sin ir más lejos, el mes pasado Pippa Middleton y su esposo, James Matthews, entraron para tomar una copa. De la misma manera, no hace mucho que los Duques de Sussex han sido vistos disfrutando de un discreto almuerzo en otro pub inglés, The Rose & Crown, en el pueblo de Winkfield, situado a tan solo diez minutos en coche de Frogmore Cottage, su nueva residencia. La duquesa Meghan también aprecia los placeres típicamente británicos.

La familia Cambridge regresó a Norfolk el martes pasado desde Balmoral después de permanecer unos días en Escocia en la residencia estival de la reina Isabel. Los Duques fueron vistos en el aeropuerto con sus hijos y la niñera Maria Teresa Turrion Borrallo. Hicieron coincidir su visita con la de Peter y Autumn Phillips y sus hijas, Isla y Savannah, que se llevan muy bien con los príncipes George y Charlotte. A principios de verano, la familia disfrutó de un tiempo fantástico en su paraíso particular, Mustique, donde celebraron el sexto cumpleaños de George de Cambridge.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.