La playa, un salón de belleza para tu piel

0 158

French Harbour, Roatán

La playa es un paraje de ensueño donde podemos no solo relajarnos y refrescarnos, sino también cuidar la piel y llenarla de belleza y juventud, todo eso y más ofrecen la blanca arena de la hermosa playas en Islas de la Bahía.

Extra de experimentar las mejores aventuras de tus vacaciones en esta semana morazánica, las playa te dan ese beneficio de cuidar tu piel.

Y es que los elementos presentes en estos paraísos de agua y arena pueden ser la mejor elección para gozar de unas vacaciones o y cuidar la piel a la vez.

EL AGUA DEL MAR

Es posible que, cuando eras pequeño, tus padres sumergieran tu cabecita en el agua marina cuando estabas un poco resfriado.

¡Pues esta acción no es nada descabellada! Y es que el agua del mar posee sustancias capaces de eliminar la mucosa.

Además, nos ayuda a cuidar la piel debido a que contiene altas cantidades de yodo, un mineral que potencia la regeneración de la dermis y acaba con las impurezas.

CÓMO CUIDAR LA PIEL EN LA PLAYA

Si quieres preparar un exfoliante natural que elimine las células muertas de la piel, ¡nada mejor que ir a la playa! Esto debes hacerlo cada vez que visites las hermosas playas de Utila, Guanaja, Santos Guardiola y Roatán, es un beneficio que no debes dejar pasar por alto.

Y es que, si masajeas tu cuerpo con arena, tu piel quedará tersa, suave y libre de impurezas.
Pero recuerda que, si tienes el cutis algo sensible, será mejor que solo apliques esa saludable sustancia en el cuerpo.

EL SOL

Si tomas el sol con moderación y usas una crema con un alto factor de protección solar, podrás beneficiarte de todas las bondades del astro rey.

¿Por qué nos ayuda a cuidar la piel? Pues porque activa la melanina, lo que provoca que el cuerpo y el rostro adquieran un precioso tono bronceado. Además, el sol reseca los granos y acelera la desaparición del acné.

LA BRISA MARINA

Sentir la agradable brisa marina en el rostro te transportará a un mundo en el que la calma, la paz y el relax serán los protagonistas.

¿Y qué ocurre cuando nos sentimos tranquilos y relajados? ¡Que estamos mucho más alegres y que nuestro rostro se ve radiante y lleno de luz!

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.