La educación ya no garantiza el ascenso social en Honduras, según la ex rectora Julieta Castellanos

0 26

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

La ex rectora de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), Julieta Castellanos, ha declarado que la educación ya no se considera una condición necesaria para mejorar el nivel de vida o alcanzar una posición social en el país centroamericano.

En una entrevista realizada este lunes, la socióloga hondureña argumentó que diversos factores están influyendo en la percepción de los jóvenes hacia la educación, destacando la creciente falta de empleo como uno de los principales motivos.

Castellanos señaló que, a diferencia de las décadas pasadas, poseer un título universitario ya no garantiza un puesto de trabajo, lo que ha llevado a cuestionamientos sobre la utilidad de la educación superior.

«Los jóvenes se preguntan si emigrar podría ofrecerles oportunidades laborales en otras áreas, ya que la falta de empleo en el país es cada vez más evidente», expresó la ex rectora. La migración se ha convertido en una opción para muchos hondureños en busca de mejores perspectivas de vida, aunque esta tendencia parece estar desvinculándose de las razones políticas que originaron la migración en décadas anteriores.

Castellanos rememoró que en los años 70 y 80, tener un título universitario prácticamente garantizaba empleo en Honduras. Sin embargo, a medida que las condiciones laborales cambiaron, la emigración se convirtió en una salida atractiva. La ex rectora destacó que la migración en Centroamérica, en sus inicios, estaba motivada por conflictos políticos, como en el caso de nicaragüenses, guatemaltecos y salvadoreños.

En los últimos 14 años, el deseo de emigrar ha experimentado un notable incremento, según Castellanos. Las consecuencias de esta tendencia se reflejan en niños de tercer a octavo grado que ya consideran la opción de abandonar el país en busca de un futuro mejor. La socióloga advirtió que, si las condiciones de pobreza, desempleo e inseguridad persisten, Honduras podría seguir enfrentando olas de migrantes en el futuro cercano.

La declaración de Castellanos plantea un desafío importante para las autoridades educativas y gubernamentales en Honduras, quienes ahora se enfrentan a la tarea de revitalizar la conexión entre la educación y las oportunidades laborales para frenar la creciente ola de emigración en el país.

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.