José José: así fue el inusual dueto de reggaetón que hizo con su hija Sarita Sosa

0 117

José José siempre será recordado como “El Príncipe de la Canción”. Sus baladas dejaron una huella imborrable para todas las personas que quieran sentirse tristes sin motivos, o cuando estén acompañados de amigos y una buena cerveza al final de la fiesta.

Son muchas las canciones interpretadas y compuestas por José Rómulo Sosa Ortiz, nombre completo de José José, pero también tiene algunos secretos bien guardados que muestra una faceta muy diferentes, los cuales sólo pocos han podido rescatar y disfrutar.

Una de ellas fue presentada en su último disco titulado “Mis duetos”, donde el intérprete de “El Triste” realizó diversas colaboraciones con artistas reconocidos, algo no tan común para el cantante. Entre estas canciones se encuentra una muy peculiar.

“E-mail Me” fue el nombre elegido para el perreo que cantó junto a su hija más pequeña Sarita. Esta rola fue escrita por Hiram Santos, Marivana y el propio José José, quienes le imprimieron su toque especial para que no quedara en el olvido.

Tal vez como canción en solitario sí es poco recordada y sólo algunos conocen en realidad de su existencia o la letra, pero si algo sobrevivió a final de cuentas fueron sus diversas interpretaciones en vivo que realizó en varios shows internacionales.

En el canal de YouTube oficial de José José, la canción fue subida el 27 de diciembre de 2016, nueve años después que el estreno del disco donde apareció. No obstante, los videos de sus interpretaciones son bastantes más viejas.

Uno de ellos fue publicado en 2011. Se trata de un segmento del programa televisivo “Don Francisco presenta”, donde se observa a la familia Sosa en medio del escenario perreando y cantando “E-mail me”.

“Señor internet, quiero darte las gracias, tú sí que eres el genio, del milenio/Señor internet, yo quiero agradecerte, me quito el sombrero por tu invento/Gracias”, se escucha a José José, con un traje bastante formal, y a Sarita, vestida de manera “moderna” para el época, mientras los acompañaba un grupo de bailarines que se movían al ritmo de la canción.

Con algunos movimientos lentos y cortos, “El Príncipe de la Canción” intenta seguirle los pasos a su hija durante el perreo, pero no logra. De un momento a otro, el ritmo de la melodía aumenta y el rap entre ambos comienza.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.