Honduras practicará agricultura de última generación con Centros de Innovación Agrícola

0 183

Con la visión de practicar una agricultura de última generación, el Gobierno del presidente Juan Orlando Hernández socializó hoy con productores y fuerzas vivas de la zona central del país el programa de fortalecimiento de la educación agrícola Sistema de Centros de Innovación Tecnológica (SCITA), cuyo proyecto piloto funcionará en Comayagua.

El mandatario, miembros del Gabinete de Gobierno, alcaldes y productores, entre otros, participaron en un conversatorio sobre el SCITA en el Centro de Entrenamiento y Desarrollo Agrícola (Ceda) de Comayagua.

El programa SCITA, a través de la educación a nivel medio y programas de capacitación, transformará la manera en que los agricultores utilizan sus recursos de producción para mejorar sus niveles de vida.

En el Ceda se construirá el primer centro piloto del SCITA, que también funcionará en Lepaera (Lempira), en el occidente, y en Jamastrán (El Paraíso), en el oriente; asimismo, se construirá uno en el Atlántico y otro en el Pacífico, en comunidades aún por definir.

En Comayagua el primer centro será habilitado para las actividades de educación y capacitación, con un enfoque de intensificación sostenible de la agricultura bajo condiciones de producción controladas y semicontroladas, orientándolo principalmente a sistemas de riego por goteo y microaspersión, producción hidropónica y manejo integrado de plagas.

El SCITA está vinculado con el compromiso del Gobierno para mejorar la calidad de la educación con el principal objetivo de alcanzar la seguridad y soberanía alimentaria; asimismo, con la reducción de la pobreza, con el cuidado de la producción agrícola y los paisajes agrícolas.

Una agricultura de última generación

El presidente Hernández destacó que la Escuela Agrícola SCITA permitirá la práctica de una agricultura de última generación.

“Aquí lo que estamos construyendo es un espacio para preparar de manera práctica y también de manera técnica, científica, a los hondureños para el gran desafío del salto de hacer agricultura de última generación”, insistió el mandatario.

Consideró que este momento afianzará un punto importante en la historia del país y destacó el desarrollo del plan maestro del Valle de Comayagua, que permitirá explotar todo el potencial de la producción de alimentos.

Ya no se vale seguir haciendo la agricultura como en años anteriores de forma primitiva, “eso ya no nos va a resolver el problema”, señaló Hernández.

Agregó que “aquí tenemos que empezar a visualizar a futuro lo que ya otros países están haciendo” en agricultura de última generación.

Informó que para este programa ya se tiene el financiamiento del Gobierno de la República de China (Taiwán), así como un equipo gubernamental que se ha unido: Agricultura, Educación y Desarrollo Económico.

También -dijo- “traemos al Banco Hondureño para la Producción y la Vivienda (Banhprovi) que ya es el músculo que tiene la capacidad de colocar recursos a tasas diferentes porque el agro, la producción de alimentos, es estrategia para Honduras y por tanto tenemos que atenderlo de manera especial”.

“También necesitamos la alianza con los alcaldes, porque ahora ya no sólo están pensando en la obra física, sino en la parte productiva de su gente, lo que va a generar ingresos y nos va a permitir crecer”, apuntó.

“Aquí estamos en un lugar privilegiado de Honduras, con proyectos de riego con buen suceso, y aquí tenemos que comenzar a formar a nuestra gente y lo que estamos construyendo hoy es el primero de varios centros que vamos a tener distribuido en todo el país”, resaltó.

Un sueño que será realidad

Aracely Castro, miembro de la unidad ejecutora de la Secretaría de Agricultura y Ganadería, realizó la presentación del programa y dijo que el SCITA es un sueño que hoy gracias al Gobierno del presidente Hernández será una realidad.

Destacó que el objetivo del SCITA es promover, modernizar y mejorar la calidad de la formación en la agricultura en dos niveles: en la educación formal a nivel medio y en la educación no formal en las capacitaciones, programas de entrenamiento de jóvenes que contribuyan al desarrollo sostenible del país.

Detalló que el primer centro piloto se construye en Comayagua por varias razones relacionadas con la producción del país.

Castro dijo que con este programa el Ceda crecerá para albergar a 760 estudiantes a tiempo completo, 40 continuamente en programas de capacitación.

“Las clases en el Ceda van a comenzar en enero de 2020, posiblemente con solo 60 estudiantes para arrancar y la meta es que a partir del siguiente año entren 285 estudiantes cada año que deben ser minuciosamente escogidos para minimizar las deserciones”, indicó.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.