Ejercicios al aire libre para mejorar la salud

0 71

Realizar ejercicio no implica solamente fortalecer la masa muscular. A ello debemos sumarle que se incrementa la capacidad pulmonar, la resistencia a fatigas e infecciones, se avivan los reflejos, se fortifica la estructura ósea y se lubrican las articulaciones, mejorando considerablemente la salud del organismo.

Además, si se practican en el exterior, el contacto con el sol y el aire puro hace que esos beneficios se multipliquen.

El ejercicio al aire libre es, a su vez, muy importante para la vida social. Esto también debe ser considerado un beneficio ya que, en la tercera edad, generar nuevos contactos con personas que se encuentran en la misma situación que usted puede resultarle muy gratificante.
Y es gratuito, no necesita afrontar una cuota mensual ni gastos innecesarios de traslado, por lo que puede practicarlo cuantas veces por semana quiera.

Cuide su cuerpo

Ya sea si decide correr, caminar o andar en bicicleta, es imprescindible que mantenga un ritmo progresivo en la dificultad de su ejercicio. No exija su cuerpo al máximo desde el comienzo.

Ármese una rutina para ir controlando su capacidad física y aumente paulatinamente el tiempo de actividad. La constancia es fundamental. Lo recomendable es comenzar con la práctica tres veces a la semana, en días salteados, para permitir la recuperación del cuerpo.
Además, debe prestar atención a la exposición al sol. No practique sus ejercicios en horarios del mediodía, cuando los rayos son más directos.

Respecto a la hidratación, lo recomendable es consumir aproximadamente dos litros de agua a lo largo del día que eligió para hacer sus actividades, aunque no tenga sed. No espere a regresar a su casa, es importante estar bien hidratado antes, durante y después de hacer los ejercicios.

Otras recomendaciones

Un factor a tener muy en cuenta es el hecho de ir acompañado, no sólo para fortalecer sus vínculos sociales, sino también para prevenir cualquier emergencia.

Lleve un teléfono de ser posible, sobre todo si realiza largos recorridos.

Además, es recomendable que transite por lugares seguros y públicos, es decir, parque o plazas, en vez de pasear por barrios donde la práctica de ejercicios se torne dificultosa.

Finalmente, preste atención a su indumentaria. No utilice remeras ajustadas que impidan ventilar su cuerpo y no dejen que la transpiración fluya.

A su vez, trate de utilizar colores claros durante el día para protegerse del calor y zapatillas cómodas. Ello será esencial para protegerse de torceduras y dolores de cintura. ¿Está listo? Ya puede comenzar con su rutina de ejercicios, no dude en invitar a sus amigos.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.