Cámara de representantes lista para acusar a Trump por segunda vez por incitación a disturbios en el capitolio

0 153

La Cámara de Representantes está preparada este miércoles para convertir a Donald Trump en el primer presidente en la historia de Estados Unidos en ser acusado por segunda vez con una votación rápida y bipartidista, para condenar su papel en la incitación a los disturbios en el Capitolio de Estados Unidos.

Los demócratas de la Cámara de Representantes y al menos un puñado de republicanos, incluido la republicana número 3 de la Cámara, votarán a favor del juicio para destituir a Trump solo una semana después de que una turba mortal invadió el Capitolio, saqueó el recinto y puso en peligro la vida del vicepresidente Mike Pence y los legisladores.

La velocidad de la votación y el apoyo republicano subraya la furia que sienten los legisladores por el papel de Trump al incitar a los agitadores que se apoderaron del Capitolio tras meses de falsa retórica sobre el robo de las elecciones. La resolución de juicio político que la Cámara de Representantes votará este miércoles acusa a Trump de un solo cargo:  «incitación a la insurrección».

Los republicanos votarán a favor del juicio político, pero no está claro cuántos se unirán

El número de republicanos que finalmente votará por el juicio político sigue sin estar claro. Hasta ahora, cinco republicanos han dicho que votarán para acusar a Trump. Mientras que el líder de la minoría de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, y el líder de la bancada, Steve Scalise, se oponen al juicio político -argumentando que es una respuesta divisiva-, la republicana No. 3 de la Cámara, Liz Cheney, congresista por Wyoming, anunció el martes que votaría a favor, emitiendo una declaración mordaz en la que dijo que «nunca había sido mayor la traición de un presidente de Estados Unidos a su cargo y su juramento a la Constitución».

La división dentro del Partido Republicano sobre la votación de este miércoles contrasta marcadamente con el juicio político contra Trump en 2019, cuando los republicanos de la Cámara se unieron en oposición. Y el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, ha indicado que cree que acusar a Trump hará que sea más fácil deshacerse del presidente y del trumpismo del Partido Republicano, informaron el martes The New York Times, CNN y otros medios, en otra señal que los republicanos están poniendo rápidamente distancia entre el partido y el presidente que lo gobernó los últimos cuatro años.

Los demócratas se han unido rápidamente en torno al uso de la acusación en los últimos días de la presidencia de Trump para que sirva como una respuesta adecuada a la conducta del presidente y como una forma de presionar por su destitución antes del final de su mandato, aunque ese escenario parece poco probable. La Cámara de Representantes aprobó, el martes por la noche, una resolución instando a Pence a invocar la Enmienda 25 para sacar a Trump del poder,  pero Pence envió una carta -antes de la votación- diciendo que no lo haría. Por otra parte, una fuente cercana a Trump también le dijo a CNN, el martes por la noche, que «no hay consideración de su renuncia», refiriéndose al presidente, y agregó: «No hará eso».

Los demócratas quieren enjuiciar a Trump por su «incapacidad» para estar en el cargo

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, ha hecho caso omiso de los esfuerzos republicanos por tomar una acción diferente, como la censura, en respuesta al papel de Trump en los disturbios. El martes por la noche, Pelosi nombró a los gerentes de juicio político, un equipo de nueve demócratas que será dirigido por el representante Jamie Raskin, de Maryland, en una señal de que no planea dudar en enviar el artículo de juicio político al Senado.

«Las acciones del presidente demuestran su absoluta incapacidad para cumplir con los poderes y deberes más básicos y fundamentales de su cargo, por lo tanto, el presidente debe ser destituido de su cargo de inmediato», dijo Pelosi en el pleno de la Cámara, el martes por la noche.

Trump no ha mostrado arrepentimiento por su papel en el ataque de la semana pasada al Capitolio. El martes, criticó el segundo juicio político en sus primeras declaraciones públicas desde que sus partidarios invadieron la sede del Poder Legislativo.

«Ha sido analizado», dijo Trump sobre su discurso, la semana pasada a la multitud, antes de los disturbios. «La gente pensó que lo que dije era totalmente apropiado».

La votación de juicio político del miércoles amenaza con complicar los primeros días de la administración del presidente electo Joe Biden, tanto en sus esfuerzos por llegar a los republicanos como porque es probable que el Senado esté atado con un juicio justo cuando Biden asume el cargo.

Si bien McConnell se ha mantenido callado sobre su apoyo al juicio político, ha dicho que no planea traer el Senado de regreso antes del 19 de enero, lo que significa que es probable que ocurra un posible juicio en el Senado que esté encabezado por el líder entrante de la mayoría, Chuck Schumer.

Tanto Biden como Schumer han argumentado que el Senado intentará dividir sus días mientras lleva a cabo el juicio, para que pueda confirmar a los funcionarios designados por Biden y considerar la legislación de estímulo por la crisis generada por la pandemia de covid-19 mientras también lleva a cabo el juicio político. CNN/Diario Roatán

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.