Alergia al polen, qué es y cómo identificar sus síntomas

0 14

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Aumenta la preocupación entre la población por los síntomas de la alergia al polen, una condición que afecta a un significativo porcentaje de personas en todo el mundo.

Conocida también como polinosis o fiebre del heno, esta alergia estacional se ha vuelto cada vez más común, afectando a aproximadamente el 15% de la población en España, según datos del portal estadístico del Sistema Nacional de Salud (SNS).

La alergia al polen se desencadena cuando el sistema inmunitario reacciona de manera exagerada ante la presencia de partículas de polen en el aire, desencadenando síntomas como irritación ocular, congestión nasal, estornudos y tos seca.

Este polvo fino, de color amarillento, es esencial para la reproducción de las plantas, pero puede desencadenar una respuesta alérgica en las personas sensibles.

La causa exacta de esta reacción inmunitaria aún no está completamente esclarecida, aunque se ha observado una combinación de factores genéticos y ambientales, como la contaminación y el cambio climático, que contribuyen a su aumento de prevalencia.

La emisión de gases de efecto invernadero y el cambio climático están relacionados con el incremento de casos, ya que se han observado proteínas de estrés en el polen de áreas con altos niveles de contaminación, lo que aumenta la respuesta alérgica en las personas.

La alergia al polen puede manifestarse con una variedad de síntomas que van desde leves a graves, incluyendo sibilancias, estornudos, ojos llorosos, congestión nasal, tos, irritación de garganta, hinchazón alrededor de los ojos, entre otros. En algunos casos, esta alergia puede desencadenar asma, exacerbando los síntomas respiratorios.

La temporada de alergia al polen puede extenderse durante semanas, especialmente durante la primavera y el verano, cuando los niveles de polen en el aire son más altos debido a la floración de diversas especies vegetales, como árboles, arbustos, pastos y céspedes.

Esta exposición prolongada aumenta el riesgo de experimentar crisis alérgicas, lo que hace que sea crucial para aquellos afectados buscar formas de reducir su exposición al polen durante estos meses.

(Visited 14 times, 1 visits today)

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.