¡EN ESTE MOMENTO!

0 1.137

Por: Erick Luna

Tegucigalpa, Honduras.

Hay etapas en nuestro futbol que son muy difíciles de enfrentar, pero que muchos equipos de nuestra liga nacional pasan cada año y que en muchas ocasiones son por falta de controles, ordenamiento y económicos.

A ese fenómeno se le llama “descenso” de los clubes de nuestra liga de primera división a la segunda división, en la que es muy difícil poder ascender nuevamente por la ardua lucha con la que se compite entre ellos.

¡En Este Momento! Se ha finalizado con las dos vueltas regulares del torneo de clausura 2015 – 2016 en donde es obligatorio conocer quién será el equipo que dejara de ser uno de los inquilinos de la liga más importante del país y que nadie quiere dejar de participar en ella.

En esta ocasión nos referimos a uno de los equipos que marco una trayectoria en el futbol nacional y que nación en el mes de nuestra independencia en el año de 1935, pero que a sus 80 años de existencia ha dejado por tercera vez la liga de primera división.

Por supuesto esa institución deportiva es el Club Deportivo Victoria de la Ceiba, o como también es conocido popularmente: La Jaiba brava, Los Lecheros, los azulejos.

Equipo que también fue parte del escenario de los triunfos al conseguir su único título como campeón en el año de 1995 ante uno de los clubes más poderosos del país, el Olimpia.

Para muchos fue de gran pesar ver como este equipo fue quedando abandonado durante los últimos torneos, para muchos ya era una muerte anunciada en la que solo estarían esperando darle es toque final para descenderlo.

Actos de indisciplina por parte de algunos jugadores, malas decisiones administrativas de sus dirigentes, la falta de trabajo organizado y el elemento más influyente y causante de todo el fracaso de los Jaibos fue, el problema económico que vino arrastrando torneo tras torneo.

Fue el equipo que sufrió del síntoma del colapso financiero, en donde por varios torneos se les quedo debiendo varios meses a sus jugadores, era algo que no se podía entender. Directivos que se ocultaron para no dar la cara y hacerse responsables del pago de sus jugadores, pero que en otras ocasiones se disputaban un cargo para ser directivos y figurar ante los aficionados y medios de comunicación.

Una pena que ninguno de los dirigentes pudo ver como su club se estaba hundiendo y que realizo una de las peores participaciones en la historia de la liga nacional, que a solo un par de fechas ya se sabía que eran los descendidos del torneo 2015 – 2016.

Cabe mencionar que de haber reaccionado en el momento indicado pudieron salvar la categoría y pudieron poner en aprieto a otros equipos, que gracias al Victoria hoy se han salvado. Hoy deberían dar gracias a los Ceibeños por haber jugado tan mal.
Esta mala temporada debería poner en alerta a los dirigentes de la Liga Profesional de Honduras, si es que así se le puede llamar, ya que más del 60% de sus participantes cuentan con grandes problemas económicos y de organización. Deberían de ver que el futbol en Honduras está muriendo poco a poco y que nadie hace nada para poder rescatarlo.

Ahora solo queda recordar al hoy descendido como la cuna de grandes jugadores y que formaron parte de nuestro futbol nacional, entre ellos; Wilson Palacios, Maynor Figueroa, Milton Palacios, Erick Fú, Eduardo Bennett, Junior Izaguirre, Marvin Chávez, Walter Martínez, entre otros.

Ahora solo quedan las lágrimas de impotencia por parte de los pocos aficionados que no pudieron hacer nada para evitar lo sucedido y queda el recuerdo los directivos cobardes que dejaron abandonado a la institución en el momento que más lo necesitaban.

Así es nuestro futbol, así es nuestra liga, ahora solo queda recordar al Club Deportivo Victoria, que fue parte del clásico de la novia de Honduras por mucho tiempo. Pero que ahora ya no existirá, Gracias Victoria, tus aficionados te esperan pronto.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.