José Trinidad Cabañas: Idealista liberal que luchó con honor por la unión centroamericana

Roatán, Islas de la Bahía

0 169

No en vano en su estatua erigida en el Parque “La Mercedes” de Tegucigalpa, puede leerse: “Al Heróico Soldado de la unión centroamericana. Al guerrero modelo de constancia, de honradez y de valor”.

Y es que, el prócer nacional hondureño José Trinidad Cabañas es considerado uno de los presidentes más honrados de la historia catracha.

Nació en Tegucigalpa, Honduras el 9 de junio de 1805. Es hijo de José María Cabañas Rivera y Juana Fiallos. Fue bautizado por el padre Juan Francisco Márquez el mismo día de su nacimiento, su fe de bautismo se encuentra en el folio 98 del Registro Eclesiástico de la Iglesia Parroquial de San Miguel de Tegucigalpa y lo registra como español.

Fue un militar y político hondureño que fue Presidente de la República de Honduras de 1852 a 1855, durante su periodo de presidente sostuvo que: “No se trata de fundar la República de algunos, si no la República de todos”.

Vida militar

En 1827 con 22 años de edad, prestó su cooperación en defensa del gobierno; se presentó ante Dionisio de Herrera con sus tres hijos y dijo:

‘‘Señor, el peso de mis años no me permite acompañaros al campo de batalla pero aquí tenéis a mis tres hijos que pueden lo que yo debiera hacer, dispuestos a derramar su sangre al pie de la bandera que defendéis”.

Fue así como ingresó al ejército de la República Federal de Centroamérica, donde fue lugarteniente del General Francisco Morazán y llegó a ser general del Ejército federal, ganando liderazgo político y militar, lo que le valió ser Diputado de la Asamblea Constituyente de 1830.

La primera experiencia militar de Cabañas fue en la Batalla de La Trinidad el 11 de noviembre del mismo año. Participó además en las batallas de San Salvador, Las Charcas y, además, destacó en las Batalla del Espíritu Santo y en la Batalla de San Pedro Perulapán —llevada a cabo en territorio salvadoreño—, ocurridas el 6 de abril y el 25 de septiembre de 1839, respectivamente.

Cabañas, estableció una leal amistad con el General Francisco Morazán, a quien, como dice el General Luis Maldonado, le decía “Mi Amado General” en su correspondencia.

Tras la de la muerte de este, en Costa Rica el 15 de septiembre de 1842, el General Cabañas expresó su descontento: ‘‘No es posible. A nosotros nos pueden fusilar, pero al general Morazán no… ese sería un crimen hacia Centroamérica”.

Logros de Cabañas como presidente

  • Modificó la tarifa de aforos.
  • Procuró fomentar la instrucción pública.
  • Sostuvo por todos los medios posibles la paz en el Estado.
  • Intentó la reconstrucción de la Federación Centroamericana.
  • Defendió la Soberanía Nacional y se levantó en armas contra el presidente de Guatemala Rafael Carrera en varias oportunidades.
  • Fomentó la agricultura.
  • Propició las facilidades a la industria minera.
  • Celebró el tratado de Paz de Esquipulas I, celebrado con la hermana República de Guatemala, tratado que Rafael Carrera jamás respeto.
  • Concibió la idea de la construcción del ferrocarril interoceánico, en 1853 hace la contrata con Mr. Geo Squier, pero este proyecto que pretendía unir la costa Atlántica con la del Pacífico. En la actualidad el sueño de Cabañas todavía no se ha realizado en el país.

Presidencia

Durante su período, con José Santiago Bueso Soto como Vice-Presidente, Cabañas realizó importantes obras para fomentar la instrucción pública, la agricultura y la minería, así como esfuerzos significativos para mejorar el cultivo del café y la Instrucción Pública.

Fue el primer impulsor del ferrocarril, el café y la artesanía de junco. Era un presidente educador, que impuso impuestos a la exportación de ganado y madera para establecer las primeras 50 escuelas públicas pagadas por el erario nacional.

Con el objetivo de restablecer la Federación, Cabañas fue nombrado como Vice Jefe de Estado por la Asamblea Constituyente de Centroamérica, reunida en Tegucigalpa el 13 de octubre de 1852.

Sin embargo, Cabañas rechazó dicho cargo y manifestó: ‘‘No estoy preparado para tan alto cargo, soy un soldado, no tengo conocimientos de la administración pública” por lo que el vicepresidente Pedro Molina asumió las tareas de celebrar asambleas en El Salvador y Nicaragua.

Muerte y legado

Durante los últimos años de su vida, el General Cabañas se retiró de la política y pudo regresar a Honduras en 1867 y establecerse en Comayagua.

En Honduras, inició una campaña contra la presencia del Williams Walker en Centroamérica, luego fue nombrado por la administración del Presidente José María Medina como Intendente de la Aduana de Trujillo.

José Trinidad Cabañas falleció el 8 de enero de 1871, a la edad de 65 años.

Luego de su muerte, el gobierno de Honduras le otorgó el título de “Soldado de la Patria” y la República de El Salvador nombró Cabañas a uno de sus departamentos, en su honor. Sus restos descansan en la Iglesia de San Sebastián de Comayagua.

BL/DiarioRoatán

 

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.