Walúmugu: héroe independentista que luchó junto a Morazán

0 538

Hablar de independencia es hablar de héroes y próceres nacionales que trascendieron en la historia de honduras por sus aportes, ya sea en la lucha contra los españoles en la conquista, en el proceso independentista centroamericano o por ser fundadores de instituciones académicas.


Sin embargo, pocos hondureños saben el accionar que tuvo Wulúmugu, o como más se le conoce Juan Francisco Bulnes, valiente soldado que nació el 12 de diciembre de 1808, en la comunidad gariguna de Tocamacho, ubicada en Iriona, Colón.


Pueblo garífuna


Según los relatos que cuentan los garífunas, en 1810 Wulúmugu fue llevado por sus padres cuando tenía dos años de edad a la iglesia San Juan Bautista, ubicada en Trujillo, esto para que fuera bautizado por los sacerdotes españoles. Sin embargo, estos no concibieron que un niño llevara dicho nombre, por lo que ellos se encargaron de bautizarlo con el nombre de “Juan Francisco”.


Pese esto no hizo que su familia o la comunidad donde radicó lo llamara así, pero fue gracias a él que el municipio “Juan Francisco Bulnes” lleva dicho nombre.


Cuando Wulúmugu cumplió los 13 años se embarcó con los ingleses, donde se dice perteneció a la flota pirata de estos durante cinco años, donde se le conoció como “John Bull”. En 1826, y con toda la experiencia militar y de navegación que aprendió en altamar regresó a su comunidad de origen, donde se ganó el respeto de los Pech, Misquitos, Ladinos y de los Garífunas por las actividades que realizaba en pro de sus habitantes.

Movimiento independentista


En 1827 ingresó a las filas del ejercito de Francisco Morazán, luego que este le pidiera protección, por lo otorgó el título de lugarteniente del Ejercito Independentista de Centroamérica, incluso fue uno de los hombres que luchó el 11 de noviembre del mismo año en la Batalla de la Trinidad, no obstante, su nombre no está registrado en los libros por temas raciales, ya que los colonialistas decidieron a propósito no escribir en los libros los nombres de todos los negros que participaron en la lucha.

Uno de los escritos que menciona al histórico personaje.


En 1828 Wulúmugu combatió en la Batalla de Gualcho, luego de ello regresó donde ahora es el departamento de Gracias a Dios, donde conoció a una linda chica que le dio tres hijos y convivió por muchos años, hasta que Morazán fue electo presidente de El Salvador en 1839, donde lo acompañó hasta que fue derrocado y pidió asilo en El Perú.


Cuando Braulio Carrillo se proclamó jefe vitalicio de Costa Rica, en 1841, Morazán sintió que era su oportunidad de restaurar la República Federal Centroaméricana, por lo que, junto con José Trinidad Cabañas reunieron a unas 500 personas y emprendieron la comitiva para Costa Rica. En ese momento, Morazán ya había proclamado como “Rey de los Garifunas” a Wulúmugu, por lo que no le fue difícil reunir al personal para el combate.


Asesinato del Rey de los Garifunas


En 1878, cuando Wulúmugu tenía 70 años de edad, un grupo de enardecidos garífunas de Tocamacho llegó a su casa de habitación a asesinarlo, esto porque la noche anterior su guardaespaldas personas había incendiado una choza donde se encontraban varios niños y ancianos. El crimen fue cometido porque lo habían echado de una ceremonia denominada Dugu Chugu, que se realizaba en la fiesta patronal de Tocamacho donde solo pueden asistir miembros y familiares cercanos de la comunidad.


En respuesta por tal vil acto, los habitantes asesinan al guardaespaldas, y al día siguiente decidieron ir a asesinar al “Rey de los Garifunas”. Cuando llegaron, este les dijo que no podía ser asesinado por balas y machetes, y que la única forma era si lo golpeaban con ramas de madreado, por lo que sus asesinos acataron y así perdió la vida uno de los hombres que luchó junto a Morazán por la reunificación de Centroamérica.


Juan Francisco Bulnes fue enterrado en Pueblo Nuevo, Gracias a Dios, con toso los premios de honor que le había otrogado Morazán, su espada y su uniforme. En su tumba fue colocado un crucifijo del Padre Manuel de Jesus Subirana.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.