Vapear, el hábito juvenil que amenaza su salud

0 19

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Los cigarrillos electrónicos se han convertido en el principal método de consumo de nicotina entre la población joven en los últimos años. En los aerosoles y líquidos de estos dispositivos se han encontrado algunos metales, lo que representa un importante problema de salud pública.

Andrew Kochvar, investigador del Centro Médico de la Universidad de Nebraska y de la Universidad de Kansas, junto a sus colegas Gary Hao y Hongying Daisy Dai, estudió los biomarcadores de exposición a metales en una muestra representativa de jóvenes.

Se utilizaron datos de 200 adolescentes estadounidenses de entre 13 y 17 años (62,9% mujeres), obtenidos del Estudio de Evaluación de la Población sobre Tabaco y Salud (PATH). Los biomarcadores urinarios de exposición a cadmio, plomo y uranio se evaluaron en función de la frecuencia de vapeo en los últimos 30 días: ocasional (1-5 días), intermitente (6-19 días) y frecuente (≥20 días). Además, se consideró el tipo de sabor (mentol/menta, fruta y dulce).

Entre los 200 participantes, 65 informaron un uso ocasional, 45 intermitente y 81 frecuente. El número promedio de inhalaciones por día aumentó exponencialmente según la frecuencia de vapeo (ocasional: 0,9 inhalaciones, intermitente: 7,9 inhalaciones, frecuente: 27,0 inhalaciones; P=0,001). Tanto los usuarios intermitentes (0,21 ng/mg de creatinina) como los frecuentes (0,20 ng/mg de creatinina) presentaron niveles de plomo en orina más altos que los ocasionales (0,16 ng/mg de creatinina). Además, los usuarios frecuentes también mostraron niveles elevados de uranio en orina en comparación con los ocasionales (0,009 frente a 0,005 ng/mg de creatinina; P= 0,0004). No se encontraron diferencias significativas entre los niveles de cadmio en orina.

En general, el 33% de los adolescentes utilizaba sabores mentolados, el 49,8% frutales y el 15,3% dulces. Aquellos que preferían los sabores dulces tenían niveles más altos de uranio versus los que elegían los mentolados (0,009 frente a 0,005 ng/mg de creatinina, P= 0,02).

En conclusión, el hábito de vapear en los primeros años de vida aumentaría el riesgo de exposición a metales, lo cual podría afectar negativamente el desarrollo del cerebro y los órganos. Las regulaciones sobre esta práctica deberían estar diseñadas para proteger a la población joven contra la adicción y la exposición a metales.

(Visited 19 times, 1 visits today)

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.