Valjean Dixon, imprescindible mujer en la historia de la bella Roatán

0 500

Get real time updates directly on you device, subscribe now.

Roatán va más allá de una isla para vacacionar, este territorio esta lleno de historia, sabor y cultura; recordar y conocer cómo se han formado los pilares de esta isla, es algo fascinante para nosotros y nuestros lectores. 

En esta sección VIP llevamos a ustedes personajes históricos de la isla, personas que han aportado un granito de arena con su vida y sus logros, para que este paraíso  hoy sea lo que es.

El papel de cada isleño ha sido clave para activar los motores del éxito, y en esta ocasión queremos resaltar a una mujer que con sus esfuerzo logró expandir las posibilidades de ver al sexo femenino como una gran opción.

Valjean Dixon, una isleña que a lo largo del tiempo ha contribuido al desarrollo de la isla, siendo la primera mujer en la comunidad de French Harbour en ser gerente del banco BANCAHSA.

Para muchos parece algo poco, pero en los años setenta, un puesto de gerente de un banco reconocido no se le daba al sexo femenino. 

Y así daremos entrada a conocer la historia de la primera mujer en trabajar como gerente de este banco y colaborar con el desarrollo de la isla y especialmente de la comunidad de French Harbour que en aquellos años era el tesoro de la industria pesquera. 

Hablaremos un poco de su infancia para que vayamos entrando en calor, ella nació el 8 de agosto de 1952, teniendo la dicha de celebrar hasta este momento 67 años de vida. 

“Tuve una infancia muy bella, en aquellos años los niños podíamos salir a jugar en frente de nuestras casas con bicicletas, balones de futbol, teníamos ese espacio porque cómo no existía ese tráfico de carros, todo era más libre y disfrutábamos con nuestros vecinos todo era sano y seguro” dijo 

Hizo sus estudios en español en la Escuela Pública Rubén Barahona y a la vez asistía a clases privadas en ingles. 

“En la escuela aprendí a hablar en español porque mi mamá no sabía hablar nada de español, mi papá podía hablar un poco pero es que nosotros en la casa solo hablábamos en inglés”.

Hija de Cardi y Lome Elwin, Valjean fue la menor de siete hermanos, que nacieron y crecieron en la isla.  

Luego de culminar sus estudios primarios, permaneció recibiendo conocimientos en inglés de manera privada, valorándolos como el aprendizaje de un nivel secundario. 

Al llegar a sus 18 años Valjean tuvo la propuesta de trabajar en el Banco Bancahsa, sus padres accedieron a esta nueva etapa de su vida y seguidamente viajó por parte del banco hacia la capital hondureña a fortalecer sus estudios y obtener un secretariado que le ayudara a desempeñar mejor su rol en la institución financiera. 

“El gerente del banco me dijo que cuando fuera a estudiar si hacia buenas notas me enmarcarían mi diploma y lo logré; obtuve mejores notas que su hijo y luego me quedé trabajando con ellos” 

GERENTE DEL BANCO DESDE 1970 a 1972 

Aunque la estadía en el banco pareció algo corto, Dixon se posicionó como una mujer de éxito y reconocida en la zona, a raíz de esos dos años y medio que ejerció como gerente. 

“Trabajé en el banco por dos años y medio ya que luego me casé y al banco le pareció mejor que me retirara para estar con la familia y mi esposo igual no quería que siguiera trabajando entonces me quedé en casa”

“Me sentí muy complacida, muy desarrollada y todos los que visitaban el banco se sentían contentos de como había manejado el banco y entonces me sentí muy bien con mi trabajo”

Después Dixon se dedicó a la contabilidad de diferentes empresas del rubro turístico y a la vez trabajaba por el sueño que tenia con su esposo de ser los propietarios de barcos pesqueros. 

“Me dedique después del banco a ayudar a mi esposo en la empresa de pesca donde trabajaba, el era capitán de barco yo hacia la contabilidad y eso de los barcos; también hacia eso con otros barcos”.

Luego el matrimonio Dixon obtuvo su primer barco de pesca y el deseo de salir adelante con su familia se incremento hasta lograr ser los dueños de seis barcos  en la comunidad pesquera con mayor éxito de la zona. 

Conversar con ella fue algo fascinante, saber que la cultura y las tradiciones que se vivían en aquellos años han cambiado tanto, no dejamos de querer buscar los mismos objetivos como personas; ser exitosos y felices. 

Cerrando su etapa como gerente y cambiando de objetivo Valjean envía un mensaje a todas las mujeres que leen este reportaje y que al igual que ella hoy luchan por lograr un espacio laboral.

“Uno tiene que ser firme y creer en sus capacidades y trabajar para lograr ese fin que se propone; siempre tiene que ser una persona honesta, ser alguien confiable”

“Debe entregarse y dar mucho esfuerzos y sacrificios para lograr las metas, eso en los trabajos pero también en la familia así se logra un buen éxito y también se aprende a querer las cosas logradas”

SU FAMILIA 

Conozcamos más de los logros de esta isleña; Irwing Alfred Dixon, fue el afortunado que se ganó el corazón de esta encantadora mujer, siendo bastante jóvenes decidieron creer en todo lo que podían soñar. 

Con la mitad de la vida en el mar y la mitad en la tierra, este matrimonio ha sido ejemplo de estabilidad y amor por muchos años.

“La confianza, ser muy claro con su pareja, no mentir y tener a Dios son cosas muy importantes para mantener un matrimonio estable” puntualizó 

Fui mamá a los 20 

“Yo siempre había dicho que quería tener cuatro hijos dos varones y dos niñas y Dios me los dio tal como yo los quería”

Cuando la familia Dixon Elwin creció, los nuevos integrantes fueron llamados, Irwin Dixon el primogénito del matrimonio, Lonny Dixon quien nació casi dos años después de su hermano mayor, Tanya Dixon fue su tercer bebe y cerraron el ciclo de padres con el nacimiento de Daneik Dixon.

“En mi etapa de los 20 años tuve a mis cuatro hijos, inicie a ser mamá cumpliendo los 21 y terminé esa etapa a los 29 años, mis hijos son de poca edad de diferencia pero todo fueron criados con mucho amor, Dios estuvo conmigo y con mi familia siempre”

Su mayor enseñanza como madre fue colocar a Dios primero en todo lo que ellos emprendieran, enseñarles el habito y la importancia de ir a la iglesia, aprender a respetar a todos y conocer los valores para ser educados y crecidos como buenas personas. 

“Mis hijos realizaron sus estudios en la Escuela Adventista, los cuatro obtuvieron su titulo de Bachillerato allí pasar tiempo con ellos y con mis nietos es de lo que más amo”

ROATÁN ALGUNOS AÑOS ATRÁS

Y la forma más integra de conocer la historia de Roatán es conversando con los isleños que han crecido en esta isla. 

Roatán es una isla muy conocida a nivel mundial y es el orgullo turístico de todos los hondureños, pero a la par de esa belleza natural, existe una belleza cultural que ha mantenido a la isla en la cima de las preferencias. 

Dixon es una mas de las isleñas que suman recuerdos inolvidables al nacer, crecer y formar su vida en este pequeño paraíso turístico. 

“Para mi Roatán siempre es el lugar más bellos del mundo, mi esposo y yo hemos viajado en varios cruceros conociendo islas pero yo siempre miro que muchos lugares de estos son más desarrollados pero la belleza natural de Roatán es la mejor”

 “La cultura que teníamos antes es muy diferente a la que hay ahora, no hemos conservado la cultura con la que nosotros crecimos y la hemos estado perdiendo” expresó Dixon 

Al conversar con ella traía a memoria los platillos emblemáticos de la isla, eso que ahora son tan escasos de encontrar, pero tan apetecidos por por locatarios y los visitantes. 

“Nosotros crecimos comiendo otro tipo de platos, comíamos mucho marisco y carnes, cocinadas al estilo de la isla, yo ahorita no estoy comiendo carnes porque ahora soy vegetariana pero mi comida favorita era carne horneada con ensalada de papas”

La comida, la libertad en los vecindarios, la simplicidad, la consagración a Dios y el cariño a la isla son las características más comunes entre los originales isleños. 

“Nosotros hemos sido gente simple, los padres iban a trabajar, las mamá cocinaban para toda la familia y juntos almorzábamos siempre, pero antes orábamos eso me lo enseñaron mis padres y yo a mis hijos”

 Su cultura era tan extensa pero para acompañar los recuerdos gastronómicos, mencionaremos que la isla fue caracterizada por mucho tiempo por la música Country, tanto en las iglesias como en las reuniones familiares ese genero musical hacia vibrar las almas caribeñas. 

“Yo no asistía a fiestas, no bailaba porque mis padres no me dejaban, pero cuando me casé comencé a asistir con mi esposo a reuniones, no eran discos, eran cumpleaños o celebraciones y allí disfrutábamos de la música y de los amigos”

Y la interrogante que nunca puede faltar, ¿Qué es Roatán para usted?

“Es mi hogar, donde yo nací, crecí y tuve a mis hijos y aquí es donde quiero vivir el resto de mi vida y también morir”

Hablamos un poco de la migración de las personas a la isla quienes en su mayoría cruzan el mar en busca de una mejor vida. 

“Si a las personas les gusta lo que la isla tiene, y quieres migrar de sus lugares para cambiar de vida porque no venir a hacer lo que los isleños hacemos, no a querer cambiar lo que hay aquí sino de integrarse” 

Ella puntualizó que todo el que quiera ser parte de la bendición de la isla, que se integre a sus costumbres y cultura, no que quieran modificarlas o traer sus hábitos a la zona. 

ACTUALMENTE

Ahora esta isleña se dedica a viajar y a visitar a su familia, todo lo que en su momento sembró ahora lo esta cosechando.

Cada semana sale de paseo con sus nietos, mantiene una conexión especial con sus hijos aunque vivan en otro país y continua acumulando historias divertidas y llenas de amor con su esposo. 

Y culminó expresando sus anhelos como isleña, “A Roatán la quisiera ver como antes, pero yo se que no va ser así, pero si me gustaría que mantuviéramos la isla limpia, que los muchachos tuvieran respeto por las personas mayores y que viviéramos en armonía unos con otros”.

Get real time updates directly on you device, subscribe now.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.