Urgen tomar medidas preventivas para posible epidemia de fiebre amarilla

0 63

Tegucigalpa, Honduras

El Comisionado Nacional de los Derechos Humanos, Roberto Herrera Cáceres, urgió hoy, a las autoridades encargadas de la Salud, tomar las medidas sanitarias preventivas para evitar una posible epidemia de fiebre amarilla en el país.

Al mismo tiempo, el ombudsman hondureño giró instrucciones a todo su personal para contribuir a garantizar el derecho a la salud de las comunidades, tal como lo hicieron en octubre del 2014 y enero del 2015 con relación al dengue, el chikungunya y el zika.

“Se les instruye, para que sus respectivas oficinas regionales o departamentales, tengan presente que hemos lanzado una alerta temprana para adoptar medidas preventivas contra la fiebre amarilla”, reza la nota dirigida a los delegados del CONADEH en todo el país.

Advierte que la “fiebre amarilla podría convertirse en otra epidemia si no se toman las medidas sanitarias necesarias”.

Una de las preocupaciones del Defensor del Pueblo, de que se pueda presentar esta epidemia, es debido al tránsito, por Honduras, de migrantes que experimentan epidemias y que vienen de países fuera de América, y que, asimismo, transitan por países americanos que ya presentan algunos casos de fiebre amarilla, antes de pasar por este país centroamericano.

El Ombudsman afirmó que el derecho humano a la salud de la población hondureña y de los migrantes debe ser garantizada con asistencia de controles sanitarios adecuados y con diagnósticos de laboratorios, en los puntos fronterizos.

Indicó que, si bien Honduras cuenta con una buena vacuna, es importante, en este momento, que la cantidad disponible se aumente, especialmente para ser aplicada en las comunidades de paso en tránsito de migrantes que experimentan riesgos serios.

Algunos científicos infectólogos consultados, confirmaron que la fiebre amarilla se trasmite también por el mosquito Aedes aegypti que es el mismo que produce enfermedades como el zika, el dengue y el Chikungunya.

Herrera Cáceres aclaró que se trata de una alerta temprana para prevenir esa enfermedad y no para alarmar sobre casos que aún no están ocurriendo.

Aseguró que el CONADEH, como institución defensora de los derechos humanos, apoyará todas las medidas que tome el Estado, en este caso, y en cualquier otro que tenga como propósito proteger el derecho a la salud de los habitantes.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.