«Un sueño convertido en realidad»: Jesús Villafranca

0 338

Roatán, Islas de la Bahía

En el año 2008 procedente de San Pedro Sula, llego a Roatán Jesús Villafranca con una maleta llena de sueños y con la motivación de su abuela a ser el mejor y a luchar por cumplir sus metas.

Al llegar a la isla decidido y con mucha perseverancia se lanzo a buscar empleo en toda la zona hotelera de West Bay.

Después de una jornada extensa de todo un día a eso de las 4:15 de la tarde llego a un Hotel donde lo recibieron los gerentes del mismo que al verlo le dijeron que había llegado en una hora de cierre de labores, pero al ser testigos de su entusiasmo no dudaron en darle la oportunidad de entrevistarlo.

La única plaza disponible en ese momento era de recepcionista aunque estaba compitiendo con tres personas más y la condición impuesta era que el que diera el ancho en un periodo de prueba de dos semanas se quedaría con el trabajo.

Y gracias a su entusiasmo, amabilidad, amor al trabajo y entrega antes de las dos semanas Villafranca se quedo con el empleo.

Posteriormente a esto se desempeñaba como recepcionista y como auditor nocturno.
Al pasar del tiempo los dueños del complejo deciden venderlo y en reunión les ofrecen a los empleados que si desean quedarse o seguirles en la aventura y enfocarse solo en Parrot Tree.

Y es así como Villafranca por lealtad decide seguir su carrera en Parrot Tree y desde entonces de la mano de personas que creyeron en él como Ana Flores fue ascendiendo primero en el área de reservaciones y fue desenvolviéndose en la rama hasta que surge una oportunidad en otro hotel donde se le ofrece ampliar sus conocimientos como gerente de mercadeo y contando siempre con el apoyo de sus jefes los señores Edwards decide vivir la experiencia.

Tiempo después lo llaman de Parrot Tree ofreciéndole una asistencia en al área gerencial y así como Villafranca regresa a trabajar de la mano con el señor John Edwards.

Su Infancia

La infancia de Jesus Villafranca fue como la de la mayoría de los niños de escasos recursos que tienen que desprenderse de sus padres ya que estos por la situación del país emigran en busca del sueño americano.

Situación que lo lleva a vivir con sus tíos en la comunidad de Sambo Creek en La Ceiba.

Sus estudios primarios los realizo en la Escuela La Libertad y consecutivamente a esto viaja al país del norte donde prosiguió sus estudios desde el séptimo grado hasta culminar el High School.

Después de este proceso Jesús regresa a Honduras donde decide trabajar y sus pininos en el turismo los desarrolla en Hotel Palma Real de La Ceiba.

Villafranca asegura que la industria hotelera siempre ha sido su fuerte debido al dinamismo que lo caracteriza y a su gusto por estar en contacto constante con el público y poderle brindar un servicio de primera.

Para Jesús no tiene precio brindar un servicio y que la gente se muestre satisfecha y con la intención de regresar a Roatán.

» Mi mayor satisfacción es la satisfacción de la gente» dijo Villafranca al referirse a lo que la satisfacción que le da su trabajo.

Villafranca asegura que su vida cambio desde que comenzó en la industria turística ya que se siente pleno y cataloga como premio mayor el desempeñarse en esta área.

La mayor motivación de este amante del turismo es que los turistas quieran volver al hotel y sobre todo a Roatán.¨

Villafranca se describe como un hombre dinámico, hiperactivo y que trabaja con el objetivo de mejorar todos los días y dar lo mejor de él.

El mayor consejo que este joven emprendedor y soñador quiso compartir con los adolescentes y jóvenes que quieran desempeñarse en el turismo es que «les apasione, que investiguen sobre el turismo y que lo vivan».

Villafranca quiso concluir la entrevista con Diario Roatan diciendo «Amo mi vida y el trabajo que hago»

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.