Todo listo para recibir niños y niñas migrantes

0 87

Tegucigalpa, Honduras.

El comisionado permanente de contingencias (COPECO) y las municipalidades del Valle de Sula continuaron el domingo con los preparativos para recibir a las niñas y niños con carácter de deportados que retornan de Estados Unidos al país.

Las acciones de emergencia humanitaria que decretó el Gobierno de Honduras, el pasado 10 de Julio, han empezado a ser puestas en marcha.

COPECO y UNICEF han ubicado varias carpas especiales para asistencia humanitaria que cuentan con condiciones de infraestructura de alta calidad, en las cuales serán recibidas las niñas y los niños tanto en el aeropuerto Ramón Villeda Morales como en el albergue principal instalado en la ciudad de San Pedro Sula.

Según los datos del Gobierno de los Estados Unidos, más de 47.000 niños no acompañados han sido detenidos en la frontera sudoccidental en los últimos ocho meses, casi más del doble del número de niños detenidos entre octubre de 2012 y septiembre de 2013. La Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados estima que por lo menos otros 10.000 niños intentarán entrar sin sus padres en los Estados Unidos antes de finales de septiembre.

Un aumento en el número de niñas entre los niños migrantes resulta preocupante. Las niñas y los niños más pequeños son los más vulnerables y requieren una protección especial. En cierta medida, es un dato tranquilizador saber que las actividades de socorro servirán para proporcionarles vivienda, alimentación, atención médica, asistencia jurídica y educación adecuadas.

Resolver las necesidades de niñas y niños migrantes exige medidas firmes de coordinación y cooperación a través de los organismos del estado, municipalidades, familias y medios de comunicación a fin de crear un ambiente que garantice y movilice a la población en función de los Derechos del Niño.

Esta iniciativa de ubicación de carpas será acompañada por actividades de recuperación psicoafectiva, la reintegración rápida a sus familias y la plena garantía de acceso a educación, salud, vivienda y las condiciones que las niñas y niños merecen en cualquier país.​

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.