Sorpresas y polémicas en las nominaciones a los Emmy 2023

0 41

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

La huelga de guionistas en la era del streaming, mantiene en vilo la industria del entretenimiento audiovisual de Estados Unidos, en ese contexto los Emmy anunciaron sus nominaciones de este año. Liderados por la entrega final de Succession y una que otra sorpresa y omisión, este año llegamos a un punto para reflexionar sobre el estado actual de la industria del entretenimiento audiovisual.

La temporada final del serial sobre la sucesión en la adinerada familia Roy, obtuvo 27 nominaciones, la mayor cantidad de cualquier drama, mientras que Ted Lasso obtuvo 21, la mayor cantidad en la categoría de comedia.

Los escritores en una prolongada huelga a la que se le podrían sumar los actores, podría retrasar o, incluso, poner en riesgo una entrega tal y como la conocemos. Aún así, la academia que organiza estos premios que reconocen lo mejor de la televisión y, ahora, del streaming, han avanzado con el anuncio de candidatos a alzar la estatuilla. Este y otros datos como una confusión cada vez más amplia entre el drama y la comedia, algunas actuaciones ignoradas y algunos curiosos récords, son la médula del siguiente listado.

Un poco de contexto: la llegada del streaming representó una nueva época dorada para las series de televisión. Al principio, fue la posibilidad de expandir a nuevas audiencias globales de forma mucho más inmediata y abrir nuevas narrativas más allá de los lineamientos de los grandes estudios; sin embargo, al incrementarse las necesidades de producción comenzaron a saturar las salas de guionistas, a utilizar herramientas de creación de historias a partir de inteligencias artificiales y comenzaron a bajar los salarios y no se crearon nuevos acuerdos para las regalías de retransmisión en el formato de streaming.

Por motivos muy similares, el sindicato y las agrupaciones de actores están a nada de unirse a este paro.

Crisis en la industria del entretenimiento

La televisión no está pasando por un buen momento, grandes estudios como Warner, Netflix o Discovery están presentando reducción de gastos o recortes de personal importantes. Sumado al punto anterior de las huelgas, es un momento incómodo para las nominaciones y celebraciones. El asunto normalmente alegre para celebrar la televisión está sucediendo mientras gran parte de la industria se cae a pedazos.

A últimas fechas, los géneros y las narrativas en la industria del entretenimiento han perdido esa línea que dejan claro si estábamos ante una comedia o un drama. Estas nominaciones rompen bastante esas estructuras. Por ejemplo, la actriz Keri Russell, nominada por The Diplomat en la categoría de drama, hay un tono mucho más cercano a la comedia o la distancia entre comedia y drama entre Bad Sisters y Barry, es casi imperceptible.

En la categoría de mejor interpretación masculina en drama están en disputa tres de los actores principales que dan vida a integrantes de la dinastía Roy, sin embargo Brian Cox, que si bien es un contundente actor, en la entrega final su presencia es sólo un detonante para la precipitación de la historia.

Kieran Culkin y Jeremy Strong dividirán a los votantes, el primero de ellos por un giro totalmente inesperado a su arco narrativo, mientras que el segundo cierra con congruencia el viaje del héroe que se ha trazado desde su aparición en el piloto. Otro fuerte contendiente en esta línea es Bob Odenkirk por la extraordinaria Better Call Saul.

Otro aspecto que ha llamado la atención son los ocho nominados en la categoría de actor secundario en una serie de drama: Todos son de Succession o The White Lotus. Que no se malinterprete la acotación, pero una situación como esta lleva a preguntarnos ¿Sólo estas series tuvieron actuaciones memorables?

Algunas de las actuaciones que quedaron fuera y que pudieron encontrar algún espacio son Paddy Considine, Olivia Cooke, Emma D’Arcy o Matt Smith, de The House of Dragon; Jonathan Price y Domic West por The Crown; y una ausente que aún no nos explicamos es Elisabeth Olsen por Love and Death.

Las series que se han desprendido de la franquicia de Star Wars, han dividido la opinión. Por un lado, Andor, protagonizada por el mexicano Diego Luna, alcanzó una muy merecida nominación a mejor serie de drama. A pesar que sus probabilidades de triunfo son bajas, tiene los elementos narrativos y dramáticos para estar en esa liga. En el lado opuesto, se encuentra Obi-Wan Kenobi, el spin off de este personaje que deja a todos desconcertados en el mal sentido. Uno de los peores seguimientos al universo que se cuela a las grandes ligas.

El formato maratón es cuestionable

Succession, The White Lotus y The Last Of Us, son las series que predominan en las categorías y que han tenido la atención de las audiencias semana a semana, generando conversación y contenido viral. Ese dominio de HBO con sus producciones en la liga de los premios demuestra también que la fórmula de riesgo y de dosificación de las historias es valorada también por las audiencias.

(Visited 41 times, 1 visits today)

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.