Sisi gana las elecciones en Egipto y legitima el poder del ejército

0 160

Esta victoria era más que esperada en un país en el que las voces disidentes han sido reprimidas y los opositores son juzgados y encarcelados.

Los partidarios del depuesto Mursi fueron las primeras víctimas de esta implacable represión instalada por Sisi que ha dejado más de 1.400 muertos y cerca de 15.000 detenciones. Ahora el objetivo de las fuerzas del orden y de la justicia son los jóvenes progresistas.

Tres años después de la revolución que derrocó a Hosni Mubarak, también militar, como todos los presidentes egipcios desde la caída de la monarquía en 1952, los activistas de los Derechos Humanos acusan a las autoridades de haber instaurado desde julio de 2013 un régimen todavía más autoritario que el de Mubarak.

El resultado del mariscal retirado devuelve al país «a una configuración que no se esperaba volver a ver después de las revoluciones árabes de 2011», afirmó Karim Bitar, director de investigación del Instituto de relaciones internacionales y estratégicas.

«Poca gente podía imaginar tras la caída de Mubarak, que tres años más tarde sería elegido con un 96% un nuevo mariscal con gafas de sol, sin haber hecho campaña o haber presentado un programa electoral», prosigue este especialista en la región.

Lo que cuestiona el resultado es el abstencionismo y el hecho de que las autoridades añadieran un tercer día de votaciones para levantar la participación.

Tras este movimiento, considerado como una puerta abierta al fraude por los detractores de Sisi, un miembro de la comisión electoral anunció al diario oficial Al Ahram, que habían acudido a las urnas «aproximadamente» 25 millones de votantes de los 54 millones que hay inscritos y que esta cifra era susceptible de aumentar y alcanzar el 50%.

El investigador del Saban Center estadounidense, Shaid Hamid escribió que «no hay ningún medio para comprobar las cifras que da el gobierno, no hay ningún recuento paralelo ni suficientes observadores internacionales».

Sisi había pedido tener al menos «45 millones» de votos, intentando superar el 52% de participación de 2012 cuando ganó el candidato de los Hermanos Musulmanes, Mohamed Mursi.

– El unánime apoyo de la prensa –

La coalición de los partidarios de Mursi, que había pedido el boicot de las elecciones, consideró como una victoria las imágenes de los «colegios electorales vacíos» y lo catalogó como «la caída del golpe de Estado militar» del 3 de julio.

Los medios de comunicación, que apoyaban unánimemente a Sisi y tildaban de «terroristas» a los Hermanos Musulmanes, pedían desesperadamente a los ciudadanos que fueran a votar llegando incluso a las amenazas, en un país acostumbrados a importantes niveles de abstención.

Sin embargo, «la prensa oficial ha contribuido a mostrar a Sisi como un salvador, pero este taladro constante no ha servido para movilizar a las masas», dijo el experto Karim Bitar.

La organización Human Rights Watch asegura que «el clima de represión socava la imparcialidad de las elecciones», y recuerda que «los miles de arrestos de opositores, islamistas y laicos han desprovisto a estos comicios de significado».

El único adversario de Sisi, el líder izquierdista Hamdeen Sabbahi, solo ha conseguido un 3,8% de los votos según cifras no oficiales pero difundidas por los medios de comunicación gubernamentales en el 88,6% de los colegios electorales.

Aunque los resultados oficiales se publicarán dentro de unos días, la noche del miércoles miles de partidarios de Sisi salieron a la calle a manifestar su alegría, especialmente en la plaza Tahrir, epicentro de las revueltas. Se lanzaron fuegos artificiales y portaban imágenes gigantes del mariscal como los que empapelan los muros del país desde la destitución de Mursi el 3 de julio de 2011.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.