Si Honduras no derriba narco-avionetas estará siendo cómplice del narcotráfico

0 126

Tegucigalpa, Honduras.

El Comisionado Nacional de los Derechos Humanos, Ramón Custodio, dijo que Honduras tiene que instalar su propio radar y derribar cualquier narco-avioneta que viole su soberanía porque de lo contrario estará siendo cómplice del narcotráfico.

El ombudsman hondureño considera que es un acto de soberanía nacional decir que “por nuestro espacio aéreo, marítimo y territorial no debe pasar nada, ni un milígramo más de droga hacia cualquier país que vaya”

Por consiguiente, declaró Custodio, es una obligación de las Fuerzas Armadas de Honduras proteger la integridad territorial que comprende todos los espacios del país.

Indicó que si el país que tiene recursos para ayudarnos a detener el tráfico de drogas no lo hace, las autoridades hondureñas están obligadas a actuar.

El defensor de los derechos humanos reiteró que Honduras tiene que instalar su propio radar y derribar cualquier narco-avioneta porque si no lo hace prácticamente estaremos, como país, siendo cómplices del narcotráfico.

Falta de radar entre los puntos débiles en la lucha contra el narcotráfico

En declaraciones recientes, Custodio aseguró que ante la falta de un radar en Honduras, el 89% de las narco-avionetas que despegan de Sudamérica tienen como principal destino este país centroamericano.

Aseguró que uno de los principales problemas de seguridad pública en Honduras es el narcotráfico.

Explicó que hace unos siete años las narco-avionetas que procedían de Sudamérica tenían como destino República Dominicana, no obstante, cuando este país caribeño adquirió y puso en funcionamiento su propio radar la situación cambió principalmente para Honduras.

Antes, dijo Custodio, era bien denso las trazas de vuelos ilegales hacia República Dominicana, país que se cansó de pedirle a la comunidad internacional un radar, hasta que compraron el propio para cuidar su espacio aéreo y ahora todas esas narco-avionetas cambiaron de ruta y vienen hacia Centro América y en particular a Honduras.

Según una agencia del gobierno de los Estados Unidos de América, en el 2007 fueron identificadas 178 narco-avionetas procedentes de Sudamérica que llevaban como principal destino República Dominicana y en menor escala la ruta México – Centro América.

De lo anterior se desprende que, ese mismo año, cuando República Dominicana aún no tenía su propio radar, se detectaron 132 (74%) narco-avionetas procedentes de América del Sur hacia ese país caribeño, mientras que hacia la ruta México-Centroamérica y principalmente a Honduras se identificaron 46 (26%) aeronaves.

Luego que República Dominicana anunciara, en el 2010, la instalación de su propio radar e hizo efectiva su compra, las narco-avionetas procedentes de Sudamérica cambiaron su ruta de vuelo y se decidieron, en su mayoría, por utilizar el espacio aéreo hondureño.

De las 138 narco-avionetas que despegaron de Sudamérica, 43 (31%) utilizaron el espacio aéreo de República Dominicana, mientras que 95 (69%) lo hicieron en la ruta hacia Honduras, de acuerdo al documento de la agencia estadounidense.

La situación cambió radicalmente entre octubre del 2011 hasta mayo de 2012, luego de instalado los radares en República Dominicana, las trazas de vuelos ilegales cargados con narcóticos se redujo a la mínima expresión hacia ese país caribeño no así para Honduras.

De acuerdo al documento de la agencia estadounidense, en ese período fueron identificadas 9 (11%) trazas, de vuelos ilegales, en espacio aéreo de República Dominicana y 74 (89%) en la ruta México – Centro América, de las cuales 70 trazas fueron detectadas en espacio aéreo hondureño.

El Comisionado de los Derechos Humanos, Ramón Custodio, es del criterio la falta de radares es de los puntos débiles de Honduras en la lucha contra el narcotráfico.

8 de cada 10 hondureños consideran que Honduras debe instalar su propio radar

Una encuesta hecha por la firma Borge y Asociados, a petición del CONADEH, sobre una muestra de 840 entrevistas, con un nivel de confianza del 95%, reveló que, al menos, ocho de cada diez hondureños considera que para defender su soberanía, el Estado de Hondureño debe tener su propio radar para evitar que las narco-avionetas violen el espacio aéreo hondureño.

El resultado de la encuesta también arrojó que el 73.5% de los hondureños estarían de acuerdo con que se derriben las narco-avionetas que no se quieran identificar y que violan la soberanía hondureña.

No podemos estar como miserables pidiéndole a los que tienen el mejor mercado para las drogas que nos den un radar, nosotros tenemos que comprarlo para hacer realidad esa aspiración de la mayoría del pueblo hondureño, demandó el defensor de los derechos humanos.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.