“Si ganamos Florida, esto está resuelto”: Joe Biden

0 116

El candidato a la presidencia de Estados Unidos, Joe Biden, ha dedicado un día entero a hablar de la gestión de Donald Trump sobre el coronavirus. El candidato demócrata ha visitado este martes el Estado de Florida, una región decisiva para ganar las elecciones del próximo 3 de noviembre, y en dos reuniones en el condado de Broward ha insistido en que el Gobierno no ha evitado que la covid-19 siga avanzando a grandes pasos por Estados Unidos.

“Este presidente supo en enero, cuando las agencias de inteligencia le informaron en detalle, que se trataba de una enfermedad extremadamente peligrosa y transmisible”, dijo. Biden ha estado con un grupo de jubilados en una residencia y después ha celebrado un pequeño mitin en el que sus simpatizantes le han visto desde sus coches.

Unas horas antes Trump había estado también en Florida y le había atacado llamándole “socialista” y asegurando que el demócrata buscaría favorecer a los regímenes de Cuba y Nicaragua. A pesar de la ofensiva del presidente, Biden ha eludido la conversación que los hispanos en la península tienen recurrentemente sobre su relación con los gobiernos latinoamericanos. Los latinos representan un 20% de los votantes en Florida y en los últimos años se han convertido en un sector crucial para ganar las elecciones. La mayoría tiene su origen en países como Cuba, Venezuela, Colombia, Puerto Rico y República Dominicana.

La distancia ha sido una constante en los actos organizados para la campaña demócrata. En Pembroke Pines, una comunidad al norte de Miami, el candidato ha llegado a una residencia de jubilados y ha hablado frente a un escaso grupo de personas sobre la necesidad de fortalecer la sanidad a través del Affordable Care Act, que él mismo echó a andar cuando ocupó la vicepresidencia al lado de Barack Obama. Afuera de la residencia un puñado de simpatizantes –todos usando mascarilla– se acercaron para saludar a Biden, pero solo lo vieron pasar por unos segundos. Toby Milman, una enfermera de 79 años, quería hablarle al candidato de su preocupación por el avance del coronavirus. “Tenemos grandes problemas, nunca había visto algo así en este país y espero que el asunto del virus no empeore y que pronto podamos dejar esto atrás”, comentaba mientras señalaba su mascarilla.

Después, Biden se trasladó a Miramar, una comunidad con una importante población de afrocaribeños –unos 300.000 jamaicanos– y afroamericanos, donde también compartió su preocupación sobre la gestión de Trump sobre la pandemia. “Cuanto más tiempo está en la presidencia, más temerario se vuelve [Trump]. Tres semanas más y esta locura acabará”, ha dicho a los asistentes que se reunieron en un peculiar mitin en el que aparcaron sus coches en un parque para escuchar el discurso del candidato y así respetar la distancia entre ellos. Florida ha sido uno de los estados más afectados por el avance del virus y hasta la fecha ha registrado unos 736.000 casos confirmados y 15.400 muertes, según datos de la Universidad Johns Hopkins. “Hay tanta gente que ya no está por su negligencia”, ha añadido sobre el presidente.

La campaña de Biden ha hecho una selección casi quirúrgica de los sectores que el candidato debe atender. Esta es la tercera ocasión en la que el demócrata visita Florida en menos de un mes. El 15 de septiembre visitó Kissimmee, una región con una amplia población de puertorriqueños cerca de Orlando; el 5 de octubre viajó a la Pequeña Habana y la Pequeña Haití, dos comunidades en Miami donde se han establecido cubanos y haitianos. “Si ganamos Florida, entonces está resuelto”, ha mencionado en su mitin. Los aplausos para esta frase se hicieron con el ruido de las bocinas de los coches. El jueves, Trump y el vicepresidente, Mike Pence, celebrarán algunos mítines en Miami en los que se espera que continúen con su lucha por ganar los votos en el Estado sureño, una vez que el próximo lunes 19 de octubre comenzará el voto anticipado presencial en Florida.

La atención que Florida recibe a 21 días de las elecciones por parte de los candidatos es tan significativa como su importancia en la noche electoral: es el más grande de los Estados pendulares y tiene 29 de los 270 votos electorales que cualquier candidato necesita para ser presidente de Estados Unidos. Los hispanos se han convertido en un grupo demográfico de especial interés político ante el crecimiento de las comunidades de inmigrantes en las últimas décadas en la región. Biden se encuentra luchando por el voto hispano en Florida y ha echado mano de la presencia de estrellas latinas en sus mítines, así como de anuncios personalizados y geolocalizados con acentos según el abanico latinoamericano en la península, aunque este martes no han sido la insignia de su campaña.

Fuente: El País

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.