Senado prepará batalla decisiva sobre el candidato de Donald Trump a la Corte Suprema

0 479

El Senado será esta semana el escenario de la que probablemente sea la batalla final sobre la confirmación del juez Neil Gorsuch, nominado por el presidente Donald Trump para cubrir la vacante en el Tribunal Supremo, aunque por ahora no está claro que haya votos suficientes para aprobarlo.

El líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, pronosticó que Gorsuch «será confirmado esta semana» en el Senado, aunque apuntó que la forma está en manos de la oposición. «Cómo ocurra eso es algo que dependerá de nuestros amigos demócratas.

De cuántos de ellos están dispuestos a oponerse por razones partidistas a un voto de procedimiento para hacer que fracase un nominado para el Supremo», dijo McConnell en una entrevista para la cadena de televisión NBC News.

El Comité Judicial del Senado tiene previsto votar este lunes sobre la nominación de Gorsuch, y McConnell ya ha anunciado que, de ser aprobado en el panel, el pleno de la Cámara Alta votará sobre ese nombramiento el próximo viernes 7 de abril.

Para lograr su confirmación, Gorsuch necesita 60 votos en el Senado y, como la mayoría republicana tiene sólo 52 escaños, el magistrado necesita al menos el apoyo de 8 senadores demócratas.

Uno de los factores que complica su aprobación es que los demócratas están aún irritados por la decisión de los republicanos de no considerar al nominado para el Supremo de Barack Obama, el juez Merrick Garland, que fue ignorado por los conservadores con el argumento de que no tenía sentido aprobarlo en un año electoral.

El senador demócrata Joe Donnelly anunció que votará a favor de Gorsuch, lo que, sumado a los apoyos previos de Joe Manchin y Heidi Heitkamp, supone un total de tres apoyos para Gorsuch dentro de ese partido de la oposición, un margen aún insuficiente para llegar a los 60 respaldos necesarios.

No obstante, si Gorsuch no logra aglutinar el apoyo necesario, McConnell puede recurrir a la llamada «opción nuclear», una norma aprobada en el pasado por los demócratas para que se puedan aprobar leyes o nominaciones por mayoría simple con 51 votos, en vez de 60.

Por ello, el líder de la minoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, opinó que, en el caso de no conseguir los 60 votos necesarios, Trump debería negociar con ambos partidos para «tratar de encontrar un nominado de consenso» para el Supremo. «Cuando un nominado no logra 60 votos, no se deberían cambiar las reglas, se debería cambiar al nominado», dijo Schumer a NBC News.

Según la Casa Blanca, después de ser nominado el pasado 31 de enero, Gorsuch se ha reunido con 80 de los 100 senadores, ha comparecido ante el Comité Judicial del Senado durante cerca de 20 horas y ha respondido a cerca de 1.200 preguntas durante tres audiencias de escrutinio, celebradas este mes.

Durante esas audiencias, los demócratas retrataron a Gorsuch como un juez frío que interpreta la ley de manera literal, mientras que los republicanos elogiaron la preparación del magistrado y alabaron algunos de sus fallos, como el que emitió en 2013 en contra de la reforma sanitaria de Obama.

Firme defensor de la pena de muerte y opuesto a la eutanasia, Gorsuch aplica la ley conforme a la corriente del «originalismo», una doctrina judicial según la cual la Constitución de los EEUU debe interpretarse como lo harían sus autores del siglo XVIII y no conforme a los cambios de la sociedad actual.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.