Secuelas del abuso de antibióticos

0 70

Abusar de los antibióticos es la ingesta de los medicamentos cuando no son necesarios.

Los antibióticos son uno de los grandes avances de la medicina, pero el abuso de los antibióticos ha conducido al desarrollo de bacterias resistentes que son más difíciles de tratar.

Algunos gérmenes que antes respondían bien a los antibióticos se han vuelto más y más resistentes a este tipo de medicamento. Esto puede causar infecciones más graves, como las infecciones por el neumococo, la neumonía, las infecciones de oído, las infecciones de senos nasales, la meningitis, las infecciones cutáneas y la tuberculosis.

Los antibióticos funcionan bien contra las bacterias, porque matan a estos microorganismos, al impedir que crezcan y que se reproduzcan.

El sistema inmunitario es capaz de combatir algunos virus antes de que enfermen al organismo, pero hay otros virus (como los que provocan los resfriados) que deben seguir su curso.

Los antibióticos no funcionan bien contra los virus.
Tomar antibióticos demasiado a menudo o por un motivo equivocado puede cambiar tanto las bacterias que los antibióticos dejan de ser eficaces para combatirlas; esto recibe el nombre de resistencia bacteriana o de resistencia a los antibióticos.

Hay algunas bacterias que ahora son resistentes hasta a los antibióticos más potentes.

Cuando usted lleve a su hijo al médico debido a estas enfermedades, es importante que no espere que le receten antibióticos.

Para reducir el riesgo de desarrollar una resistencia bacteriana y prevenir el abuso de los antibióticos:

• Pregunte al médico de su hijo si la enfermedad que ha contraído es bacteriana o vírica.
Comente con él los riesgos.

No permita que su hijo tome antibióticos durante más días de los prescritos.

No use restos de antibióticos ni guarde antibióticos sobrantes «para la próxima vez».

No dé nunca a su hijo antibióticos recetados por otro miembro de la familia.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.